Un café con spoilers: Roma | La masterclass de Alfonso Cuarón

Hay gente que sueña con el cielo cuando friega el suelo. Qué tontos. Jamás lo conseguirán pero ellos no lo saben. Hay gente con tan mala suerte que ha nacido para perder. Qué tontos. Por mucho que lo intenten jamás lo conseguirán pero ellos no lo saben. Se lo puedes decir en mil idiomas que jamás lo entenderán. Ellos seguirán erre que erre con su causa, en su cabezonería. No puedo imaginar qué clase de fuerza interior les tiene que mover por dentro para que sigan nadando contra viento y marea. Todo eso y más se esconde detrás del enigmático título de ‘Romade Alfonso Cuarón.

Eso sí. No esperen milagros. No los hay. Cuando la vida golpea, siempre lo hace dos veces. No hay palmaditas en la espalda, ni grandes heroicidades. Se trata de la magia de las pequeñas cosas que se esconden a simple vista en el segundo plano. Una película que es una oda a esos momentos invisibles que nadie ve. Cuando aparentemente no está pasando nada y está pasando de todo. Y es por eso por lo que, como espectadores, lo hacemos nuestra, por compartir esos momentos íntimos cuando nadie nos está mirando. ‘Roma’ es de una sensibilidad tan delicada que es capaz de emocionar en cualquier momento.  

La magia de un abrazo, la magia de saber esperar tu turno para hablar, la magia de no saber qué hacer y tirar para adelante, la magia de arrepentirte de haberte arrepentido cuando lo ves por primera vez masacrado por la mala suerte. Y aún así, hay qué ver, era lo más hermoso que había visto nunca. La belleza pura. La pura injusticia de la vida.

‘Roma’ es magia. La magia concentrada en los momentos breves de la vida diaria desde la perspectiva de las criadas que se encargan de cuidar de los niños y de la casa que relata la película. No se puede decir más de la sinopsis, tienes que verla. O mejor, tienes que ir descubriéndola.

La grandeza de la película radica en la fotografía. Una composición fotográfica impecable de las que hacen Historia en el Cine. Todo está perfectamente desordenado y desaliñado. Pero tampoco está tan perfecto para que parezca que sea perfecto lo cual hace que sea aún más perfecto. Para entender bien de lo que hablo tienes que verla.

Una fotografía que bebe del cine clásico, de obras anteriores del propio Cuarón y de amigos, y de los grandes maestros de la pintura como el uso de la luz y de la lluvia para marcar la profundidad de campo o como aquella otra escena del perro a quién le colocan delante de su destino de una forma que recuerda a ‘Los fusilamientos’ de Goya.

Alfonso Cuarón crea un microcosmos en cada uno de los fotogramas. En un mismo plano pueden estar sucediendo varias historias interesantes al mismo tiempo. El plano está compuesto de una belleza tan magistral que te redirige la mirada hacia la principal y otras, en cambio, hacia la secundaria. ‘Roma’ respira como se respira en la realidad, cada plano tiene vida propia, está en continuo movimiento, todo el mundo actúa independientemente y parece que nadie está al servicio de una historia principal.

La sensación que transmite al espectador es que realmente nos hayamos colado en un pedacito de realidad de la vida de estas personas. Es como si observásemos como viven, sufren y aman pero al mismo tiempo la realidad va a su bola y en cualquier momento podría estallar una revolución en las calles. Es como si salieras del cine con tu pequeño gran drama y a nadie le importara. La vida sigue porque la vida tiene que seguir.

Hemos hablado de que el movimiento forma parte de la fotografía de la película pero también el ruido y los silencios. La escena en la que la protagonista espera pacientemente su turno para hablar en el sofá es profundamente emotiva. Es como si de una parte del plano emanara una fuente de silencio que ni los gritos de los niños fueran capaces de distraernos a nosotros, los espectadores. El film está lleno de silencios pero la magia de la película radica en que es capaz de narrar a través de las imágenes.

Tampoco hay grandes discursos. Ni se alza la voz en ningún momento frente a las injusticias. A veces las historias se cuentan por sí solas. Como la metáfora del coche y la enorme entrada (¿triunfal?) del Rey de la Casa. El típico descuido tonto porque las mujeres no saben conducir. O el típico “no es culpa vuestra”.

Y en el medio de todo eso, un niño. Un niño que dice haber vivido muchas vidas. Un niño demasiado niño que le toca ser el primero en morir en las historias fraternales. Un niño que no se da cuenta de que está siendo criado por mujeres excepcionales. Un niño que todavía no lo sabe pero que ya sueña con conquistar los corazones de medio mundo con una historia de astronautas atrapados en el espacio, probablemente absurda. Ese niño ya se ha hecho mayor y se llama Alfonso Cuarón y ‘Roma’ es la historia de las mujeres que le criaron en casa. Un homenaje a todas ellas.

No te pierdas la magia que se esconde en ‘Roma’ de Alfonso Cuarón. Y después de todo lo escrito en esta reseña estoy casi completamente convencido de que la película os va a decepcionar. Es normal, forma parte de la magia y de la vida.

Roma: 9,50/10

PD: No importa lo que te digan. Siempre. Estamos. ROMA.

PD2: Dos apuntes más: 1) El VAR dice que no hay fallo de raccord. Y 2) Sí, lo has pillado, es un juego de palabras que tiene un nombre…

Un café con spoilers: ‘Girl’ | La chica que soñaba con llegar a ser una mujer

Lara es una chica de quince años que se presenta a las pruebas de acceso de una de las escuelas de ballet más importantes del país. Lara, al igual que otras muchas chicas de su edad, sueña con llegar a convertirse en una bailarina profesional. Puede parecer una chica normal pero Lara ha nacido con el cuerpo de un chico y tiene un gran problema del que no quiere hablar. Así arranca ‘Girl’, la película sensación de la temporada.

‘Girl’ es de una sutileza y de una sensibilidad extraordinaria. El director nos abre la puerta de la vida de la protagonista, tanto la pública como en su faceta más íntima, a través de una cámara sutil e inquieta que no para de narrar con las imágenes. Relata la vida de Lara con mucho tacto y, como espectadores, nos mete de lleno en la cabeza de la protagonista para hacernos sentir lo que ella siente.

MV5BZmE0ZTZjMzItOTUyZC00Nzc5LWI1OWEtOGQ5MWU1NmZmY2MzXkEyXkFqcGdeQXVyNTc5OTMwOTQ@._V1_

La vida de Lara no es fácil. Siente la presión lógica de los profesores de la escuela de ballet pero también la incomprensión de los compañeros, de la sociedad y hasta de algunos miembros de su familia. Aquella frase de la madre, que la llega a repetir como tres veces, que la sentimos como cae con la fuerza de un martillo sobre la autoestima de la protagonista.

Esa es la gran virtud de la película. Coloca al gran público, por lo general desconocedor (yo incluido) del drama que viven las chicas como Lara, para que conozcamos de primera persona lo que sienten cuando hablamos despreocupadamente y expresamos alguna frase a la ligera sin darnos cuenta de lo mucho que le puede afectar. La película nos pone en el lugar de Lara. ‘Girl’ es un ejercicio para aprender a empatizar con ella.

Creo que la película va dirigida, sobre todo, al gran público para que aprendamos a empatizar con esta problemática. La película arroja luz sobre los, digamos, ‘micromachismos’ pero dirigidos a las personas transexuales. De verdad, esas frases que son microhumillaciones gratuitas, y que muchas veces las decimos sin pensar y desde el más puro desconocimiento, aquí en la película se iluminan como luciérnagas en la oscuridad para advertirnos de su poder destructivo. Por eso creo que ver esta película nos enriquece como personas y nos ayuda a comprender.

La película nos muestra dos formas de presionar: la que busca un uso recreativo (aquella para echarse unas risas) como la de algunas compañeras, y la que inspira para madurar, como la de la profesora que sabe medir la intensidad de la presión y que termina fundiéndose en un abrazo. Son algunos de los momentos memorables de la película como la relación que tiene con su padre. Una relación sana y muy comunicativa. Pero con límites. Porque ella no deja de ser una chica de quince años ansiosa de cotilleos inocentes y su padre, divorciado, no deja de ser un señor de mediana edad que no es muy dado a compartir sus sentimientos.

MV5BMDNmYTM2NDctZjNmNi00ZmQ2LTg2ZDktMTlhMGM4N2Q2NDIwXkEyXkFqcGdeQXVyNTc5OTMwOTQ@._V1_

Por eso, aunque la relación que tiene Lara con su padre es de absoluto cariño y comprensión, no resulta suficiente para ella. Necesita la figura de una amiga para compartir confidencias. Lo bueno de la película es que no trata a su protagonista como a una santa y el resto son malos. Sino que ella misma respira de muchos matices y no se arruga para que la chica protagonista pueda llegar a parecer, y lo parece, que en algún momento de la película la chica resulta un poco cría llorona porque lo tiene todo y la vida no la trata del todo mal como para sentirse insatisfecha y sin embargo lo está.

Ese es el segundo punto de la película. Lara trabaja duro para convertirse en una gran bailarina de ballet y al mismo tiempo se somete a un cambio de sexo. El problema es que, como cualquier joven adolescente, le puede la impaciencia y quiere convertirse inmediatamente en una mujer.

Por supuesto que Lara es una chica valiente y fuerte pero, como todos en la vida, pasa por momentos de debilidad emocional. Vive por momentos de humillación como la escena de la noche de chicas, que el director aborda en un tono muy comedido, y que sin que ella se dé cuenta forma parte del proceso de madurez de una persona.

La frase del padre: “Yo veo a una chica. Pero tú quieres ser una mujer. Y esto no funciona así [no se consigue de repente sino que conlleva un proceso de madurez]” es realmente la clave de la película. Y continúa: “¿Acaso crees que yo me convertí en un hombre de la noche a la mañana?”. Por otro lado, da gusto verla en los breves momentos en los que lleva a su hermano pequeño al colegio. Es donde se siente más segura y orgullosa de ser ella misma. Se siente en plenitud.

MV5BYjhmOTU5ZDctN2M0Yi00MWNlLTg1NWEtYmE3YWVkMmUyYTI3XkEyXkFqcGdeQXVyNTc5OTMwOTQ@._V1_

Contiene momentos muy memorables como el que vive sumergida en la piscina, que el director nos presenta en un tono como de sueño, donde la chica se queda al margen mirando lo que ella desea ser o cuando termina sentada en el patio de butacas viendo lo que ella quiere ser o la secuencia donde la chica pierde la confianza de bailar o, por supuesto, el gran final tan doloroso.

‘Girl’ es una película de una gran sensibilidad que aborda con una pasmosa sencillez un tema muy difícil de tratar. Y lo hace de forma brillante. Se trata de una ópera prima de Lukas Dhont donde la acción se va sucediendo de forma natural. Una película absolutamente imprescindible que a mí me ha ayudado a comprender muchas cosas de las personas trans pero también ha arrojado luz sobre mi ignorancia en este tema. Una película que te enseña a escuchar. Bravo. No se la pierdan.

Girl: 8,25/10

PD: -¿Eres su hermana? –Sí, lo soy.

Todos lo saben | Pintan bastos en el western de Farhadi

El director iraní Asghar Farhadi se atreve con un thriller psicológico de la España profunda. Todo un western fundamentado en el cruce de miradas, de dimes y diretes que parece convertirse en una partida de póker. A la mesa se sientan a jugar Javier Bardem, Penélope Cruz, Eduard Fernández, Elvira Mínguez, Ricardo Darín, Bárbara Lennie, Ramón Barea e Inma Cuesta a una partida para ver quién oculta mejor los ases en la manga. Y todos ellos se la juegan a una sola carta: la del secuestro de la niña.

Así es cómo veo que plantea Farhadi su nueva película ‘Todos lo saben’ rodada en nuestro país. Pero dejémonos de metáforas, la historia arranca con la llegada al pueblo de Laura (Penélope Cruz) para asistir a la boda de su hermana. Durante la celebración secuestran a su hija adolescente. A partir de ahí la atmósfera en torno a la familia se llena de sospechas, tensiones y dobles juegos.

MV5BMWMyNjQxZmYtYzhhZS00NTQ2LWIyZTAtMmE2Y2ZlMDFiODMxXkEyXkFqcGdeQXVyMTA0MjU0Ng@@._V1_

Destaca esa atmósfera enrarecida de supuesta alarma familiar, esa calma inquieta después de la tormenta y ese acompañar la pena de la madre desde la fría distancia. Esos parientes tan preocupados que parecen guiar los pasos de la mujer sobre las diferentes casillas del tablero que la dirigen hacia su propio beneficio. Ese gran farol que se marca a las cartas el personaje de Javier Bardem, en teoría de cara a la galería, y que es respondido, a su vez, por un magnífico ‘pues lo veo y subo la apuesta’ del personaje de Penélope Cruz

Entre medias de la partida los aspavientos de Inma Cuesta que sin decir nada lo dicen todo. Actúa como espectadora de lujo de una partida de póker entre gigantes y que sin mucho recorrido se convierte en un papel fundamental en la trama. Todo envuelto en un ambiente de continua tensión que nos mantiene en alerta ante la aparición de cualquier síntoma de duda, falsedad o equivocación.

El director Asghar Farhadi coloca las piezas de un thriller psicológico que por su tratamiento y su complejidad parece sacado de los western modernos que se hacen hoy en día en Hollywood como la reciente ‘Tres anuncios en las afueras’. Un delicioso thriller psicológico para los amantes del género que necesita de la participación del espectador cual Inma Cuesta en la pantalla.

La película cuenta con una fotografía muy cuidada, excesivamente recargada en los primeros diez minutos de metraje porque Farhadi quiere contar demasiadas cosas en poco tiempo. Sin embargo, va cogiendo altura según la historia va avanzando. Está protagonizada por un reparto de lujo con un Javier Bardem desatado y entregado al juego de la ambigüedad como en ‘madre!’; Penélope Cruz majestuosa; Eduard Fernández y Elvira Mínguez que transpiran Verdad; junto con Ricardo Darín, Bárbara Lennie, Ramón Barea e Inma Cuesta.

MV5BYTEyMzg0MmUtMzQ4OC00NDM4LTg0ZmMtZmQwM2Y2NWYzZDRhXkEyXkFqcGdeQXVyNTc5OTMwOTQ@._V1_SY1000_CR0,0,1499,1000_AL_

Contiene momentos memorables como la conversación Bardem-Cruz pero la película no se deja llevar por el drama en ningún momento. Se trata de un thriller psicológico que convierte al espectador como parte del espectáculo y que si te dejas atrapar por su juego la disfrutarás en todas sus dimensiones. Se nota el pulso de Farhadi manejando a los personajes y el tempo de la acción como un director de orquesta. Al final, la mano benévola de Farhadi libera a sus personajes de la culpa para que sea el espectador quién los juzgue y los condene. Al final de la partida todos se sienten ganadores y la única que pierde es la niña.

Todos lo saben: 7,75/10

PD: Los aspavientos de Inma Cuesta me representan.

Las distancias | El desencanto de los nuevos treintañeros

‘Las distancias’ arranca bajo la inocente premisa de un grupo de amigos que viaja a Berlín para darle una sorpresa al chaval de la cuadrilla que tuvo que emigrar para buscarse la vida. Aterrizan en un Berlín gris en el pisito de un treintañero que se halla lejos de la vida prometida. El retrato de una generación reflejada en las distancias físicas y emocionales del típico grupo de amigos inseparables.

Cuatro amigos se plantan en Berlín para darle una sorpresa por su cumpleaños al emigrante del grupo. Pronto se disipará la euforia y descubrirán que no llegan en el mejor momento para ninguno de ellos.

still_distàncies_0587_E28A8000

Se trata de un drama generacional de jóvenes treintañeros y en parte una radiografía de la juventud española de los licenciados de aquellos años. Todo eso bañado en un barniz de tonos grises que cuanto más avanza más nublado se pone.

La típica amistad de colegueo de cuatro capullos (más el anfitrión) se transformará en un viaje al interior de sus vidas en el que cada uno esconde una historia incómoda de contar. La historia está sustentada por un magnífico guión que va dejando entrever las distancias, no solo físicas sino emocionales, entre los distintos componentes del grupo de amigos.

Un guión espléndido, cinco actores muy buenos y poco más, con eso la directora y coguionista Elena Trapé demuestra que con muy poco se puede contar una gran historia. Con una fotografía muy trabajada, un uso de la luz muy natural y una puesta en escena muy efectiva que hace que brille el guión y el talento de Elena Trapé.

Una película lleno de sutilezas como la conversación fuera de plano de Alexandra Jiménez, ese momento silencioso cuando llega la chica alemana al piso y los pequeños detalles de las conversaciones que van desgranando las vidas particulares de los personajes.

3942591

El guión brilla en parte también por el gran trabajo de los actores donde destacan Alexandra Jiménez, Miki Esparbé (‘Perdiendo el norte’) y un Isak Férriz muy bueno haciendo de capullo integral.

‘Las distancias’ se alzó como la gran triunfadora del Festival de Málaga al llevarse tres premios: Mejor Película, Mejor dirección y Mejor Actriz para Alexandra Jiménez. Una película que es buena porque golpea en el corazón de la generación de treintañeros que viven en el desencanto de la vida adulta. Especialmente gris y especialmente dramática, ‘Las distancias’ duele por lo cercana que resulta.

Las distancias: 7,25/10

PD: ¡Qué fin de semana tan absurdo!

Los increíbles 2 | Nadie dijo que la vida fuera ser fácil

Catorce años han pasado desde la película original y la espera ha merecido la pena. Las nuevas aventuras de la familia Increíble son todo un derroche visual deslumbrante. Una delicia para los ojos. Una película que se adapta a los nuevos tiempos y a los nuevos roles. Pasará el tiempo y ellos seguirán siendo ‘Los increíbles 2’.

La película arranca poco después de donde lo dejó la primera. Corren tiempos donde los superhéroes son considerados ilegales así que deben esconderse entre la multitud para sobrevivir. Hasta que un hombre de negocios contacta con ellos y cree encontrar el modo de restaurar su popularidad.

MV5BMTc3NjMxMDI0Ml5BMl5BanBnXkFtZTgwMzkwMDk1NDM@._V1_SX1777_CR0,0,1777,807_AL_

La idea original de ‘Los increíbles’ se basa en que no hace falta salvar el mundo para ser un superhéroe. Cualquiera que se enfrente a la rutina de la vida diaria puede ser un superhéroe. Cualquiera que compagine su vida personal con su trabajo y su familia es un superhéroe. Y sí, cualquiera de nosotros puede serlo. En eso se basa la primera.

En esta segunda parte la idea central radica en la de que ser un buen padre es tarea propia de un superhéroe. Y lo descubrimos cuando la mujer asciende, digamos, laboralmente y el marido tiene que dejar aparcado su sueño de salvar el mundo durante un tiempo por encargarse de criar a los niños. Un cambio de roles que, como es lógico, encaja peor el que se queda en casa.

Técnicamente ‘Los increíbles 2’ es impecable. Los efectos visuales alcanzan un nivel que incluso supera mi imaginación. Hay una infinidad de planos complejos que están hilvanados por un montaje frenético y maravilloso. Artísticamente es espectacular.

Y me doy una licencia para incluir el corto ‘Bao’ que va antes de la peli. Visualmente es otra joya de la animación pero, sobre todo, sorprende la textura de los personajes. La escena donde dos dibujos animados, la madre y una masa de harina, se miran fijamente y ambos parecen casi idénticos pero al mismo tiempo diseñados con una textura diferente. Y es esa textura que te da la sensación de poder tocar lo que me parece extraordinario. Es como si pudieras tocar, literalmente, un dibujo animado. Por cierto, que el cortometraje es enternecedor.

Volviendo a ‘Los increíbles 2’, el guión tiene la habilidad de ser totalmente maleable como una plastilina. Va al ritmo de la aventura cuando tiene que hacerlo, tiene su momento reflexivo (como el de las leyes injustas) y se detiene en los detalles de la vida familiar o en el rápido ascenso de Elastigirl. Y cuando ya ha dicho todo lo que tenía que contar se deja llevar por un final al puro estilo de las aventuras infantiles sin prejuicios. Todo eso mientras intercala las miniaventuras del bebé de la familia. Para comérselo.

los increíbles2

Aunque puede pecar de benevolente con el personaje que reúne a los superhéroes. Algo que desentona con el espíritu de la primera. Pero eso no importa demasiado cuando hay multitud de planos épicos y guiños cinéfilos que vienen de la mano del director Brad Bird, autor también de la primera de ‘Los increíbles’, de ‘Ratatouille’ y de ‘Tomorrowland’. Junto con la maravillosa banda sonora de Michael Giacchino.

Otro detallazo de la película es que tras los primeros créditos principales aparecen inmediatamente después el listado de voces del doblaje en castellano capitaneados por el inconfundible Ramón Langa. Me parece un detalle bonito porque el doblaje es un elemento muy importante en las películas de animación. Y es un reconocimiento a su trabajo.

‘Los increíbles 2’ es una película dirigida para que todo el mundo se divierta ya sea con las aventuras imposibles o con las de la vida diaria. Todo es espectacular. Todo es muy cercano. Porque nadie dijo que la vida fuera a ser fácil, todos somos increíbles.

Los increíbles 2: 8/10

PD: La paternidad es una heroicidad.

Noche de juegos | Medio en serio, medio en broma y viceversa

Jason Bateman y Rachel McAdams son una feliz pareja aficionada a los juegos que cada semana organizan en su casa una noche de juegos con sus amigos. Juegan al trivial, al pictionary o a lo que surja. Ambos son muy competitivos y se compenetran a la perfección, juntos forman el equipo perfecto. Hasta que un día les proponen jugar a una especie de juego de rol tipo cluedo con un asesinato de pega al que los jugadores deben dar con el asesino de pega, o eso parece. Porque en ‘Noche de juegos’ cuesta saber lo que es real y lo que no.

Noche de juegos’ es una comedia inteligente, divertidísima para reír carcajadas. La película juega con los espectadores dejándoles con la intriga hasta el final de si lo que sucede en pantalla es real o si todo forma parte de un juego. Sea la opción que sea lo que está claro es que hay humor absurdo y diálogos ingeniosos.

5a973b962f05b.image

No es una película para pensar sino para dejarse llevar por el devenir de los acontecimientos y por los diálogos divertidos y atropellados. Seguramente al repasar toda la trama tenga alguna laguna o carezca de cierta lógica narrativa pero es lo de menos porque la película viene a ser una fiesta. Y siempre hay lagunas al día siguiente de una fiesta.

En ‘Noche de juegos’ todo es medio en broma pero toma un cariz serio cuando abarca el conflicto fratricida que tiene el protagonista. En realidad la película es todo un viaje interior para el personaje de Jason Bateman para descubrir quién es y lo que realmente quiere de la vida. Porque más allá de los chistes, ‘Noche de juegos’ guarda un trasfondo muy interesante sobre la madurez y los nuevos adultos.

El guión es una montaña rusa que encadena chistes y situaciones absurdas con momentos verdaderamente interesantes y reflexivos. Ese es el espíritu de la película, que todo va hilado medio en serio y medio en broma. Un doble juego muy divertido donde caben los chistes de la era Trump y un montón de referencias y caídas cinéfilas.

Me parece memorable la escena de la persecución dentro de la casa a cuenta del huevo de Fabergé. Sorprende porque han apostado fuerte por la producción que no suele ser muy habitual en un género como la comedia. Protagonizada por Jason Bateman (‘Fiesta de empresa’) y Rachel McAdams, que desmelena toda su vis cómica, juntos forman una pareja cómica perfecta. Es como si uno terminara los chistes del otro. Geniales. Junto con un Kyle Chandler que empieza a bordar su papel de secundario de lujo y el cameo de Jeffrey Wright a lo ‘Westworld’.

97190

Bajo la premisa de que todo va medio en serio y medio en broma los personajes se atreven con todo desde vacilar a unos matones hasta colarse en la fiesta privada de un capo de la mafia. Cuentan con la inestimable ayuda de una serie de casualidades que bien podrían ser ofrecidas por el juego de rol, por el guión o porque, bajo el prisma del juego, veían en cada situación una oportunidad de avanzar.

Noche de juegos’ puede ser una comedia ingeniosa o de humor absurdo o un ligero drama existencial o una película sin sentido ni lógica. Porque una noche de juegos es todo lo que tú quieres que sea. Esta película depende del jugador, depende de ti.

Noche de juegos: 7/10

PD: “Ve a por la fruta”.

Nebraska | El Quijote de Alexander Payne

“Hacia algún lugar de Nebraska de cuyo nombre no quiero acordarme, se dirigía…” así podría comenzar ‘Nebraska’ la película de Alexander Payne y Bob Nelson sobre un Quijote moderno que se empeña en creer que ha ganado un millón de dólares de una correspondencia por correo.

Protagonizada por un Bruce Dern que luce de un aspecto de lo más quijotesco, desaliñado, ingenuo, soñador y senil. Acompañado por su fiel escudero Will Forte, su hijo en la ficción, y la terriblemente encantadora June Squibb como la Dulcinea que se deja de cuentos para salvarse a sí misma y a su Don Quijote. Todo ello ambientado en la América profunda actual que tiene mucho más en común con la Castilla de Cervantes de lo que parece.

NEBRASKA
Don Quijote de Nebraska y su fiel escudero

La película arranca con nuestro protagonista, Don Quijote, caminando sobre el arcén de la carretera cuando le para la policía. Se dirigía hacia Nebraska. El motivo de que emprendiera tal semejante viaje era que había recibido al buzón una carta de publicidad en el que decía que era el ganador de un millón de dólares, lo que comúnmente se conoce como spam si te llega al correo electrónico del ordenador. Pero el problema está en que nuestro protagonista se lo cree firmemente y decide ir a cobrar tan sustancioso botín.

Tras sucesivas escapadas, su hijo decidió coger a Rocinante, perdón, su coche y se lo llevó a recorrer mil doscientos kilómetros para tenerle feliz unos cuantos días cumpliendo con la fantasía de su viaje pero, sobre todo, para pasar un tiempo con su padre. Un padre alcohólico, testarudo y desinteresado con todo lo que pasa a su alrededor. Un hombre tan hermético que solo podrá conocerle realmente cuando realicen una parada de fin de semana en el pueblecito dónde se crió.

Un lugar que se caracteriza por la sencillez de sus gentes y por ser un oasis de tranquilidad donde parece que el tiempo sigue detenido desde hace años. Quién más quién menos se dedica al cuidado de los rebaños o el campo, y sin demasiadas cosas a las que dedicar el tiempo de ocio. Aquel pueblo y sus gentes marcaron la vida de nuestro Don Quijote.

Nebraska’ no es una película de grandes escenas ni de frases elocuentes sino que se trata de un film de sensaciones. La sensación de volver al pueblo, de nostalgia, de cualquier tiempo pasado fue solo pasado, el paso del tiempo. La relación que tiene el protagonista con su familia, de pocas palabras, dice mucho de él. Es una película muy de pueblo, o al menos a mí me recuerda mucho al mío con esas conversaciones sobre coches, sobre aquel hombre que sale a sentarse para ver la carretera o las calles desérticas que hacía un tiempo presumían de ser las más transitadas de la comarca.

03nebraska
Sus sobrinos Humpty y Dumpty

Nuestro Quijote de Nebraska vuelve a los orígenes y son sus dos sobrinos quiénes nos dan la bienvenida a lo Humpty Dumpty al mundo que le vio crecer. Don Quijote no se volvió loco por las novelas de caballerías sino por vivir dentro del cuento de ‘Alicia en el país de las maravillas’. Un lugar donde todo el mundo tiene algo que decir y muy hábiles a la hora de darle la vuelta a la tortilla. Todos quieren algo de Alicia.

El momento más memorable de toda la aventura es la visita al cementerio narrada graciosamente por su mujer y que Bruce Dern acompaña con un silencio conmovedor. Su cara lo decía todo, o mejor lo sentía todo, sin tener que decir nada.

Nebraska’ es una película pequeña en su forma pero te tiene intrigado por la locura de Don Quijote, por el premio y por los avispados vecinos del pueblo quiénes volvieron loco a Don Quijote/Alicia. Porque a veces, los gigantes no están esculpidos en piedra en el Monumento Rushmore sino son mucho más pequeños y cercanos. Como todo gran viaje por carretera, ‘Nebraska’ tiene un final muy emotivo al estilo ‘La vida es bella’ que es mi debilidad.

Nebraska (2013): 8,5/10

PD: “No pueden decirlo si no es verdad”

Lady Bird | Greta Gerwig vuela alto

‘Lady Bird’ es como esos viajes largos por carretera cuando uno está más pendiente de disfrutar del camino que de pensar en llegar al destino. El retrato de una joven de último curso, que vive sin miedo a dejarse llevar, supone un tierno y delicado torrente de emociones para el espectador. Escrita y dirigida por la maravillosa Greta Gerwig.

Una joven (Saoirse Ronan), que se hace llamar Lady Bird, apura su último año de instituto pensando en la popularidad, los chicos y la elección de la Universidad mientras que su madre trata de meterla en cintura. Una chica que no es de letras ni de ciencias que tira para artista sin oficio eso si solo hacemos caso a los temores de su preocupada madre pero que, en realidad, no es más que una joven que todavía no está segura de qué pasos tomar en la vida. Por el camino vivirá experiencias únicas e irrepetibles mientras descubre quién se esconde detrás del apodo Lady Bird que, no es otra, que ella misma.

Pero no se lleven a engaños, ella se expone continuamente en un mundo de apariencias donde al final Lady Bird acaba siendo la más transparente incluso cuando miente. Y por eso es también la más valiente. No tiene miedo a decir lo que piensa, lo que desea y lo que siente aunque eso pueda volverle loca a su madre y viceversa. Actúa sin pensar, se arriesga, aunque le puedan romper el corazón o le lleve a tirarse de un coche en marcha. Lady Bird encara la vida de frente sin parar de intentarlo y sin reflexionar demasiado.

MV5BOGE4ZDg0NGYtNzFlMC00ZWQ0LTk5ZjctMWMyN2IxZWJmZjNkXkEyXkFqcGdeQXVyNjUwNzk3NDc@._V1_SY1000_CR0,0,1767,1000_AL_

En realidad, Lady Bird es el nombre de una jovencísima heroína de carne y hueso. Un alias que le acompañará mientras vive el año más emocionante de instituto, el despertar sexual y el descubrir el verdadero valor de la amistad. Va abriéndose paso en el mundo a base de lanzarse a la piscina y llevándose algún que otro golpe, pero jamás pierde la esperanza de que le admitan en la Universidad de Nueva York por improbable que parezca.

La película destaca por su naturalidad y soltura a la hora de describir la vida cotidiana de una joven que sueña con volar bien lejos de Sacramento, su ciudad natal. Sorprende la facilidad con la que Greta Gerwig, directora y guionista, es capaz de cambiar el tono de una escena, sin trucos de cámara, solamente valiéndose del guión. Un guión que desborda sinceridad y que conmueve por los momentos de fragilidad de la protagonista. Sales del cine compartiendo esa confortable sensación de vértigo que siente ella ante la nueva etapa que se presenta ante sí.

28-lady-bird-ending.w1200.h630

Protagonizada por Saoirse Ronan (‘Brooklyn’) que es la extensión de Greta Gerwig en la pantalla. El reparto se completa con los nuevos talentos Lucas Hedges (‘Tres anuncios en las afueras’) y Timothée Chalamet (‘Call me by your name’). Mención especial se merece Laurie Metcalf por el papelazo que hace de la madre, su interpretación aporta autenticidad a la relación con su hija. Ambas son las dos caras de la misma moneda y las dos actrices están sensacionales.

Greta Gerwig ha aclarado que ‘Lady Bird’ no es una película autobiográfica aunque sí que ha reconocido que comparte ciertos datos biográficos con la protagonista. Lo que me hace pensar en aquella escena en la que se cuenta lo mucho que cuesta distinguir la realidad de la metáfora cuando habla la joven Lady Bird. Y es que así es el cine: todo es una metáfora y, al mismo tiempo, nada lo es.

Lady Bird: 7,5

PD: Me llamo… Christine

La forma del agua | Érase una vez Guillermo del Toro

Guillermo del Toro vuelve a dar con la tecla para emocionarnos con un cuento, para nada infantil, sobre las emociones e imperfecciones que conforman el alma de las personas. Aunque cargada de romanticismo la película es más oscura de lo que pueda parecer a simple vista. En una escala cromática ‘La forma del agua’ se sitúa más cerca de Darth Vader que de una colorida tarta de fresa.

Ambientada en la oscura Guerra Fría, una señora de la limpieza (Sally Hawkins) entabla una amistad con una desconocida bestia marina que se encuentra recluida en un búnker. Mientras la extraña criatura aguarda a que los americanos se decidan qué hacer con ella, los soviéticos planean secuestrarlo aunque no serán los únicos que intenten llevar a cabo esa complicada tarea.

Sobra decir que la mujer de la limpieza es muda porque en el universo imperfecto de Guillermo del Toro quién no tenga algún que otro defectillo es porque no es humano. No importa si alguien pierde el habla o el pelo. Da igual que sea un espía ruso o un horripilante bicho marino arrancado de las profundidades del océano. Ni tan siquiera el color de la piel importa. Cómo si ser blanco o negro fuera a ser considerado un defecto de fábrica. Ni mucho menos. La belleza tiene que ver con el alma que habita bajo nuestra piel.

MV5BZGFjZjEzZTktNjY0MS00NjA0LTkxOGYtODY1NzVlYzM1MzEyXkEyXkFqcGdeQXVyNDg2MjUxNjM@._V1_SX1777_CR0,0,1777,959_AL_

La mirada de Guillermo del Toro es un chorro de Luz en el océano de tinieblas en el que vive sumergida la película. Los personajes principales son estrellas que brillan en ese mar de sombras donde los antagonistas amenazan, cuál agujeros negros, con apagar la luz de los que se atreven a brillar. Por su parte, los protagonistas son seres sencillos que llevan una vida propia, trabajan y se emocionan al escuchar una canción o al ver una película. No eligen de quiénes se enamoran y siguen sus impulsos aún sabiendo que los meterán en problemas.

El director mexicano sustituye los efectos especiales por la Verdad. Una verdad analógica, fría, tenebrosa y maquiavélica capaz de helarte el corazón. Un auténtico duelo entre la Luz y la Oscuridad de la que sale ganando el Romanticismo. Y es que la deliciosa banda sonora de Alexandre Desplat está para hincharse a llorar pañuelo en mano (con esos ecos que recuerdan a ‘Up’).

En la película predomina el color gris tanto en los decorados como en el vestuario. Destaca el uso de la ropa desaliñada de la protagonista, vestida así ni siquiera se intuye que debajo de esos harapos se pueda esconder tanta belleza. Sin olvidar la metáfora de la pastelería, la historia del espía y el guiño al Torrente de Santiago Segura. ‘La forma del agua’ abarca tantos temas como personajes tiene.

MV5BMDJlMDYzZWYtMDJkMC00OTc5LTlkZWItYzNkMzUzNjg3MmE1XkEyXkFqcGdeQXVyNDg2MjUxNjM@._V1_SX1777_CR0,0,1777,864_AL_

Protagonizada por un reparto de fantasía encabezado por Sally Hawkins (‘Paddington’), Michael Shannon (‘Animales nocturnos’), Octavia Spencer (‘Figuras ocultas’), Richard Jenkins (‘A dos metros bajo tierra’), Michael Stuhlbarg (‘Boardwalk Empire’) y Doug Jones (‘El laberinto del Fauno’). Todos ellos humanizan las imperfecciones de sus personajes incluyendo el momento de duda de Shannon.

La forma del agua’ es una película que habla de las imperfecciones, las emociones y de las personas. La eterna historia de la Luz y la Oscuridad como dos fuerzas opuestas donde solo puede triunfar el Amor.

La forma del agua: 8/10

PD: Hay tanta agua que acabarás empapado

PD2: El espectáculo con el que El Circo del Sol ha homenajeado a ‘La forma del agua’ en los Baftas.

Tres anuncios en las afueras | No disparen al guionista

Las grandes historias comienzan con una anécdota. Como por ejemplo la de una señora que, harta de esperar a que la policía resuelva el caso del asesinato de su hija, se planta y coloca tres vallas para denunciar el inmovilismo del sheriff del pueblo. Así arranca ‘Tres anuncios en las afueras’ con el pequeño gesto de una madre coraje que terminará por revolucionar la vida de la pequeña localidad de Ebbing, Misuri.

No hay que buscar tres pies al gato para encontrar paralelismos con ‘Fargo’ de los hermanos Coen así que no os aburriré con obviedades. ‘Tres anuncios en las afueras’ es obra de un guionista (y también director), Martin McDonagh, y se nota por la evolución de la historia, el desarrollo de personajes y el gusto por los detalles. Una película tan rica en matices de la que se podría sacar toda una serie de televisión para seguir indagando en el alma humana a través de los resquicios que dejan las pequeñas acciones cotidianas de los habitantes del típico pueblo donde nunca ocurre nada pero que en realidad está pasando de todo.

La belleza de la película radica en esos detalles que suelen pasan desapercibidos. Una señora que se muestra dispuesta a hacer cualquier cosa porque se resuelva el caso de su hija pero que al mismo tiempo no sería capaz ni de matar a una mosca. Una mujer que no es perfecta, todos nos ponemos de su parte cuando exige respuestas siendo la madre a la que le arrebataron una hija pero que nos deja impactados cuando la película revisa sus contestaciones, medio en broma medio en serio, a las demandas que le hacía en el pasado su misma hija adolescente.

Tres-Anuncios-en-las-Afueras_Peter-Dinklage

El guión se sustenta en la idea de que las personas no cambian solo lo hacen sus circunstancias. Todos los personajes se mueven al vaivén de los acontecimientos inmediatos y de los rumores del pueblo. ‘Tres anuncios en las afueras’ aborda temas espinosos como la violencia policial de Estados Unidos y el racismo. También llama la atención en la película como los hombres mayores se casan con mujeres muy jóvenes y atractivas; y luego el director contrapone esa imagen con la relación que tiene la protagonista con el enano. Me pareció muy curioso.

Frances McDormand es una fuerza de la naturaleza que interpreta todos los claroscuros de esa madre coraje fuera de sí pero de buen corazón. El resto del reparto está lleno de caras conocidas como Woody Harrelson (‘True Detective’), Peter Dinklage (sí, el enano de ‘Juego de Tronos’), Lucas Hedges (‘Manchester frente al mar’) y John Hawkes (‘Deadwood’), entre otros. Quién merece una mención especial es Sam Rockwell por su magnífico trabajo del policía iracundo bobalicón. Su personaje es todo un regalazo para el actor que ha sabido sacarle el máximo partido.

Tres anuncios en las afueras’ es una tragicomedia que engancha por sus diálogos ingeniosos y sus personajes tan interesantes. Es una de las mejores películas de la temporada aunque al final te deja un regusto amargo como cuando observas impotente una injusticia que sucede delante de tus ojos.

Tres anuncios en las afueras: 8,5/10

PD: Toda esa ira solo genera más ira.