Seminci 63: La quietud | El gusto por el melodrama

La Seminci guarda un espacio para el melodrama romántico con ‘La quietud’. La finca que da nombre al título de la película y que es donde reside la familia protagonista. La película esconde muchos secretos y traiciones pese a la aparente quietud.

Se trata de un melodrama romántico con tintes eróticos que se va enredando en función va avanzando la trama. El director Pablo Trapero presenta a los personajes de una familia con grandes lazos. La escena de las hermanas presenta una relación de íntima comunicación y de gran amistad pese a sus romances conflictivos en el pasado. Parece una relación que ha superado grandes dificultades y que todo está más que hablado y perdonado. Pero la trama se retorcerá.

07 PABLO TRAPERO - LA QUIETUD

A medida que van apareciendo más personajes más se va enredando hasta convertirse en un melodrama romántico con algún tinte de telenovela por situarse la acción en una finca opulenta con una matriarca de fuerte personalidad. Una película que comienza muy sensual y camina hacia un enredo del enredo muy interesante.

La dirección de Pablo Trapero se centra en la presentación de personajes y situaciones donde destaca la escena del tanatorio donde la cámara camina de una acción a otra dentro del mismo escenario. Sin duda lo mejor de la película donde el director despliega su destreza en el manejo de la cámara y del baile de personajes.

Está protagonizada por un reparto muy interesante con Bérénice Bejo, Martina Gusman, Graciela Borges y Edgar Ramírez (‘El asesinato de Gianni Versace’). ‘La quietud’ destaca por su gusto del melodrama romántico.

La quietud: 6/10

PD: Estreno previsto en España para noviembre.

Seminci 63: Tu hijo | José Coronado en carne viva

José Coronado interpreta a un padre coraje que va tras la pista de los jóvenes que propinaron una paliza a su hijo. Con la película ‘Tu hijo’ arranca la Seminci con puro cine de autor y especialmente duro. Y es lógico porque golpea donde más le duele a un padre, en su hijo.

La película comienza con la rutina de un hombre de familia acostumbrado a calmar a los padres de sus pacientes hospitalizados. Pero claro, no es tan fácil como parece controlar los nervios cuando tu hijo está gravemente ingresado en una camilla del Hospital y uno no puede hacer nada con sus propias manos para salvarlo. Un día, el destino le pondrá al protagonista en esa tesitura pero él no se lo pensará dos veces para ir tras los agresores de su hijo.

01 MIGUEL ÁNGEL VIVAS - TU HIJO

‘Tu hijo’ se centra en la vida del padre. Un hombre que lleva una vida normal y que cada mañana se levanta para ir a trabajar. Por el camino escucha las noticias de alguna emisora pero parecen lejanas como si esas cosas les sucedieran a otros. Pero tras la brutal paliza que recibe su hijo todo cambia, el padre no puede quitarse las imágenes de la cabeza y se siente obligado a actuar por su cuenta.

A la película le cuesta arrancar, se hace larga por momentos, hasta que a mitad de película encadena cuatro o cinco escenas bastante buenas como la de la sala del juzgado. José Coronado está inmenso y es el que se echa la peli a sus espaldas frente a viento y marea. Él es el motor de la película y la emoción del dolor contenido de un padre.

El protagonista se mete de lleno en un mundo que desconoce como es el de la noche festiva de los jóvenes de discoteca. Tan solo observarlo ya se le hace raro y al final será eso lo que le ponga del revés todo su mundo.

Se trata de una película muy dura cocinada a fuego lento y en carne viva. Un retrato veraz y auténtico de la naturaleza humana. Lo que le coloca la etiqueta de necesaria. ‘Tu hijo’ es una película de la que cuesta entrar pero que luego no te dejará salir.

Tu hijo: 5,50/10

PD: Eran cuatro. Uno lo grabó todo.

Un café con spoilers: ‘Girl’ | La chica que soñaba con llegar a ser una mujer

Lara es una chica de quince años que se presenta a las pruebas de acceso de una de las escuelas de ballet más importantes del país. Lara, al igual que otras muchas chicas de su edad, sueña con llegar a convertirse en una bailarina profesional. Puede parecer una chica normal pero Lara ha nacido con el cuerpo de un chico y tiene un gran problema del que no quiere hablar. Así arranca ‘Girl’, la película sensación de la temporada.

‘Girl’ es de una sutileza y de una sensibilidad extraordinaria. El director nos abre la puerta de la vida de la protagonista, tanto la pública como en su faceta más íntima, a través de una cámara sutil e inquieta que no para de narrar con las imágenes. Relata la vida de Lara con mucho tacto y, como espectadores, nos mete de lleno en la cabeza de la protagonista para hacernos sentir lo que ella siente.

MV5BZmE0ZTZjMzItOTUyZC00Nzc5LWI1OWEtOGQ5MWU1NmZmY2MzXkEyXkFqcGdeQXVyNTc5OTMwOTQ@._V1_

La vida de Lara no es fácil. Siente la presión lógica de los profesores de la escuela de ballet pero también la incomprensión de los compañeros, de la sociedad y hasta de algunos miembros de su familia. Aquella frase de la madre, que la llega a repetir como tres veces, que la sentimos como cae con la fuerza de un martillo sobre la autoestima de la protagonista.

Esa es la gran virtud de la película. Coloca al gran público, por lo general desconocedor (yo incluido) del drama que viven las chicas como Lara, para que conozcamos de primera persona lo que sienten cuando hablamos despreocupadamente y expresamos alguna frase a la ligera sin darnos cuenta de lo mucho que le puede afectar. La película nos pone en el lugar de Lara. ‘Girl’ es un ejercicio para aprender a empatizar con ella.

Creo que la película va dirigida, sobre todo, al gran público para que aprendamos a empatizar con esta problemática. La película arroja luz sobre los, digamos, ‘micromachismos’ pero dirigidos a las personas transexuales. De verdad, esas frases que son microhumillaciones gratuitas, y que muchas veces las decimos sin pensar y desde el más puro desconocimiento, aquí en la película se iluminan como luciérnagas en la oscuridad para advertirnos de su poder destructivo. Por eso creo que ver esta película nos enriquece como personas y nos ayuda a comprender.

La película nos muestra dos formas de presionar: la que busca un uso recreativo (aquella para echarse unas risas) como la de algunas compañeras, y la que inspira para madurar, como la de la profesora que sabe medir la intensidad de la presión y que termina fundiéndose en un abrazo. Son algunos de los momentos memorables de la película como la relación que tiene con su padre. Una relación sana y muy comunicativa. Pero con límites. Porque ella no deja de ser una chica de quince años ansiosa de cotilleos inocentes y su padre, divorciado, no deja de ser un señor de mediana edad que no es muy dado a compartir sus sentimientos.

MV5BMDNmYTM2NDctZjNmNi00ZmQ2LTg2ZDktMTlhMGM4N2Q2NDIwXkEyXkFqcGdeQXVyNTc5OTMwOTQ@._V1_

Por eso, aunque la relación que tiene Lara con su padre es de absoluto cariño y comprensión, no resulta suficiente para ella. Necesita la figura de una amiga para compartir confidencias. Lo bueno de la película es que no trata a su protagonista como a una santa y el resto son malos. Sino que ella misma respira de muchos matices y no se arruga para que la chica protagonista pueda llegar a parecer, y lo parece, que en algún momento de la película la chica resulta un poco cría llorona porque lo tiene todo y la vida no la trata del todo mal como para sentirse insatisfecha y sin embargo lo está.

Ese es el segundo punto de la película. Lara trabaja duro para convertirse en una gran bailarina de ballet y al mismo tiempo se somete a un cambio de sexo. El problema es que, como cualquier joven adolescente, le puede la impaciencia y quiere convertirse inmediatamente en una mujer.

Por supuesto que Lara es una chica valiente y fuerte pero, como todos en la vida, pasa por momentos de debilidad emocional. Vive por momentos de humillación como la escena de la noche de chicas, que el director aborda en un tono muy comedido, y que sin que ella se dé cuenta forma parte del proceso de madurez de una persona.

La frase del padre: “Yo veo a una chica. Pero tú quieres ser una mujer. Y esto no funciona así [no se consigue de repente sino que conlleva un proceso de madurez]” es realmente la clave de la película. Y continúa: “¿Acaso crees que yo me convertí en un hombre de la noche a la mañana?”. Por otro lado, da gusto verla en los breves momentos en los que lleva a su hermano pequeño al colegio. Es donde se siente más segura y orgullosa de ser ella misma. Se siente en plenitud.

MV5BYjhmOTU5ZDctN2M0Yi00MWNlLTg1NWEtYmE3YWVkMmUyYTI3XkEyXkFqcGdeQXVyNTc5OTMwOTQ@._V1_

Contiene momentos muy memorables como el que vive sumergida en la piscina, que el director nos presenta en un tono como de sueño, donde la chica se queda al margen mirando lo que ella desea ser o cuando termina sentada en el patio de butacas viendo lo que ella quiere ser o la secuencia donde la chica pierde la confianza de bailar o, por supuesto, el gran final tan doloroso.

‘Girl’ es una película de una gran sensibilidad que aborda con una pasmosa sencillez un tema muy difícil de tratar. Y lo hace de forma brillante. Se trata de una ópera prima de Lukas Dhont donde la acción se va sucediendo de forma natural. Una película absolutamente imprescindible que a mí me ha ayudado a comprender muchas cosas de las personas trans pero también ha arrojado luz sobre mi ignorancia en este tema. Una película que te enseña a escuchar. Bravo. No se la pierdan.

Girl: 8,25/10

PD: -¿Eres su hermana? –Sí, lo soy.

Todos lo saben | Pintan bastos en el western de Farhadi

El director iraní Asghar Farhadi se atreve con un thriller psicológico de la España profunda. Todo un western fundamentado en el cruce de miradas, de dimes y diretes que parece convertirse en una partida de póker. A la mesa se sientan a jugar Javier Bardem, Penélope Cruz, Eduard Fernández, Elvira Mínguez, Ricardo Darín, Bárbara Lennie, Ramón Barea e Inma Cuesta a una partida para ver quién oculta mejor los ases en la manga. Y todos ellos se la juegan a una sola carta: la del secuestro de la niña.

Así es cómo veo que plantea Farhadi su nueva película ‘Todos lo saben’ rodada en nuestro país. Pero dejémonos de metáforas, la historia arranca con la llegada al pueblo de Laura (Penélope Cruz) para asistir a la boda de su hermana. Durante la celebración secuestran a su hija adolescente. A partir de ahí la atmósfera en torno a la familia se llena de sospechas, tensiones y dobles juegos.

MV5BMWMyNjQxZmYtYzhhZS00NTQ2LWIyZTAtMmE2Y2ZlMDFiODMxXkEyXkFqcGdeQXVyMTA0MjU0Ng@@._V1_

Destaca esa atmósfera enrarecida de supuesta alarma familiar, esa calma inquieta después de la tormenta y ese acompañar la pena de la madre desde la fría distancia. Esos parientes tan preocupados que parecen guiar los pasos de la mujer sobre las diferentes casillas del tablero que la dirigen hacia su propio beneficio. Ese gran farol que se marca a las cartas el personaje de Javier Bardem, en teoría de cara a la galería, y que es respondido, a su vez, por un magnífico ‘pues lo veo y subo la apuesta’ del personaje de Penélope Cruz

Entre medias de la partida los aspavientos de Inma Cuesta que sin decir nada lo dicen todo. Actúa como espectadora de lujo de una partida de póker entre gigantes y que sin mucho recorrido se convierte en un papel fundamental en la trama. Todo envuelto en un ambiente de continua tensión que nos mantiene en alerta ante la aparición de cualquier síntoma de duda, falsedad o equivocación.

El director Asghar Farhadi coloca las piezas de un thriller psicológico que por su tratamiento y su complejidad parece sacado de los western modernos que se hacen hoy en día en Hollywood como la reciente ‘Tres anuncios en las afueras’. Un delicioso thriller psicológico para los amantes del género que necesita de la participación del espectador cual Inma Cuesta en la pantalla.

La película cuenta con una fotografía muy cuidada, excesivamente recargada en los primeros diez minutos de metraje porque Farhadi quiere contar demasiadas cosas en poco tiempo. Sin embargo, va cogiendo altura según la historia va avanzando. Está protagonizada por un reparto de lujo con un Javier Bardem desatado y entregado al juego de la ambigüedad como en ‘madre!’; Penélope Cruz majestuosa; Eduard Fernández y Elvira Mínguez que transpiran Verdad; junto con Ricardo Darín, Bárbara Lennie, Ramón Barea e Inma Cuesta.

MV5BYTEyMzg0MmUtMzQ4OC00NDM4LTg0ZmMtZmQwM2Y2NWYzZDRhXkEyXkFqcGdeQXVyNTc5OTMwOTQ@._V1_SY1000_CR0,0,1499,1000_AL_

Contiene momentos memorables como la conversación Bardem-Cruz pero la película no se deja llevar por el drama en ningún momento. Se trata de un thriller psicológico que convierte al espectador como parte del espectáculo y que si te dejas atrapar por su juego la disfrutarás en todas sus dimensiones. Se nota el pulso de Farhadi manejando a los personajes y el tempo de la acción como un director de orquesta. Al final, la mano benévola de Farhadi libera a sus personajes de la culpa para que sea el espectador quién los juzgue y los condene. Al final de la partida todos se sienten ganadores y la única que pierde es la niña.

Todos lo saben: 7,75/10

PD: Los aspavientos de Inma Cuesta me representan.

Yucatán | Maestros del teatro y del disfraz

Rodrigo de la Serna abre la velada como maestro de ceremonias del crucero y nos da la bienvenida a una película llena de humor, muy cercana y con una puesta en escena de lo más teatral. ‘Yucatán’ es una peli sobre dos granujas al puro estilo del cine clásico. Un crucero para dejarse llevar por el encanto de sus personajes.

Dos ladrones maestros del engaño competirán por hacerse con el botín que guarda un hombre al que le acaba de tocar la lotería. Pero el dinero no es lo único que se interpone entre ellos dos también lo hace el amor por la misma mujer. Por otro lado, el señor afortunado no viaja solo sino que se ha traído a toda la familia y, por supuesto, sus yernos andan detrás del dinero del viejo. Todos a la carrera por el dinero mientras se suceden aventuras, números musicales, engaños, estratagemas y mucho buen rollo.

yucatan

La película embelesa por la puesta en escena, los disfraces de galán, la pose triste de Luis Tosar y la gran aventura de Casablanca con una gran Toni Acosta que nos representa a todos. A partir de ahí ‘Yucatán’ es una comedia de enredos en el que los ladrones desplegarán sus astutos planes para ganarse la confianza del reciente millonario.

Gusta por contemplar el esfuerzo incansable de los personajes por encandilar con los trajes y las puestas en escena porque más que ladrones parecen maestros del teatro y del disfraz. Es una película que pide a gritos ser un musical.

Rodrigo de la Serna y Luis Tosar son los Rinconete y Cortadillo del director Daniel Monzón que juegan al arte de los ladrones pero con el mismo respeto por las reglas del sindicato de los mangantes que los de la propia obra de Cervantes. Son dos apuestos maestros del engaño y la seducción que por sus poses y su descaro consiguen robarnos más de una sonrisa.

1535652515_638133_1535698696_noticia_fotograma

El reparto lo completa Stephanie Cayo, Joan Pera, Agustín Jiménez y Toni Acosta en una película muy amable sin más pretensiones que la de hacernos disfrutar de un rato muy divertido. Una competencia sana entre ladrones con muy buen rollo con algunos devaneos con lo más comercial pero siempre regresa a buen puerto con las locas aventuras de sus personajes que son lo mejor de la película.

La buena mano del director Daniel Monzón se muestra en la aventura en Brasil manejando el tempo y la situación para conseguir el efecto deseado en cada instante de la acción. Sobre todo viniendo de la desvergonzada aventura de Casablanca, le queda una escena muy resultona.

Una comedia de enredos, un tanto disparatada y con un descaro que encandila. Súbete a ‘Yucatán’, el crucero de las aventuras.

Yucatán: 6,5/10

PD: Como dijo el camarero del Titanic: “sigamos bailando mientras suene la música”.

PD2: Carlos Jean se encarga de pinchar la banda sonora de la película.

Maniac (T1) | El viaje al subconsciente, de Fukunaga

Cary Fukunaga se viste de Capitán Nemo para invitarnos a realizar una travesía de veinte mil leguas de viaje al subconsciente de la mente humana. Una serie que salta con sus personajes protagonistas por diferentes universos para contarnos los miedos, las culpas y las mentiras que residen en lo más hondo de nosotros mismos. Una serie que avanza lentamente porque sabe que para mirar hacia adelante primero tiene que hacer las paces con su pasado. Bienvenidos a ‘Maniac’ de Cary Fukunaga.

Nos situamos en un mundo actual pero con una estética muy ochentera y como si la tecnología apenas hubiera avanzado desde aquella década. ‘Maniac’ arranca en su viaje al subconsciente a través de las cabecitas de dos personajes (Emma Stone y Jonah Hill) que andan estancados en el aparente caos de sus vidas. De primeras salta a la vista que se podría tratar de dos casos perdidos pero todo se pone en orden cuando se apuntan a un ensayo clínico y localizan su dolor.

15375298516503

Desde el principio la serie quiere que entendamos que existen varios niveles en la mente como si nuestro cerebro fuera una cebolla con muchas capas. Resulta muy significativa la prueba de acceso al ensayo para identificar el grado de autodefensa de cada uno. La serie es un viaje a través de esas capas que va desde localizar el problema hasta aceptarlo para seguir hacia adelante.

Claro que no todas las cabezas funcionan igual y si el problema del personaje de Emma Stone resulta un punto muy concreto, el del personaje de Jonah Hill es más abstracto y se dilata en el tiempo. Pero no hay nada que el ingenio del autor del ensayo clínico (Justin Theroux) no pueda solucionar.

La serie engancha por su intriga, una intriga triste por las historias tristes que se cuentan y por una puesta en escena sobria. ‘Maniac’ juega a los simbolismos y al lenguaje metafórico a través de los diferentes sueños de los protagonistas. El director Cary Fukunaga navega entre los sueños jugando con los diferentes géneros del cine que van desde el mafioso hasta el de fantasía medieval de ‘El Señor de los Anillos’.

Pero la serie va más allá y trata de indagar en todas esas cosas que hacemos y las que no hacemos pero, sobre todo, las mentiras que nos decimos. Trata de indagar en la típica broma de mal gusto entre hermanas, en nuestras propias mentiras de negación porque es más fácil fingir que algo no ha ocurrido para poder convivir con uno mismo, o fantasear con pertenecer a una Agencia supersecreta y superimportante para no sentirse insignificante e imaginar al tipo de personas que nos gustaría tener a nuestro lado.

‘Maniac’ navega siempre por las turbulentas aguas del subconsciente donde encuentra las culpas y los demonios interiores que alguien ajeno los puso ahí en alguna ocasión. Los protagonistas no están locos, distinguen la realidad de la ficción, solamente se mienten porque creen que así podrán seguir adelante cuando en realidad eso los estanca. Ambos tendrán que viajar al pasado, enfrentarse a él y aceptarlo para poder pasar página y seguir hacia adelante con sus vidas.

MV5BMTkxMDgzNzk3NF5BMl5BanBnXkFtZTgwMzgwNzYwNjM@._V1_SX1500_CR0,0,1500,999_AL_

En el plano artístico la serie tiene muchos guiños cinéfilos e incontables referencias y simbolismos. Si te gustó la película de ‘Origen’ y eres paciente te gustará el viaje de ‘Maniac’. Fukunaga consigue planos muy buenos y escenas memorables como la despedida de Emma Stone, el momento del juicio o la escena de acción a lo Matrix.

La serie está protagonizada por Emma Stone y Jonah Hill que ambos realizan un trabajo excepcional. El reparto lo completa Justin Theroux, Sally Field, Sonoya Mizuno (‘Ex-Machina’), Bill Magnussem (‘Noche de juegos’) y Gabriel Byrne (‘En terapia’). Dirigido por Cary Fukunaga (‘True detective’).

Una serie muy cuidada que es un viaje hacia los temores que habitan en el subconsciente. Déjate guiar por Cary Fukunaga, Emma Stone y Jonah Hill para ver claro el laberinto de ‘Maniac’.

Maniac: 7,75/10

PD: Volvamos ahí fuera y finjamos que no ha pasado nada.

Los increíbles 2 | Nadie dijo que la vida fuera ser fácil

Catorce años han pasado desde la película original y la espera ha merecido la pena. Las nuevas aventuras de la familia Increíble son todo un derroche visual deslumbrante. Una delicia para los ojos. Una película que se adapta a los nuevos tiempos y a los nuevos roles. Pasará el tiempo y ellos seguirán siendo ‘Los increíbles 2’.

La película arranca poco después de donde lo dejó la primera. Corren tiempos donde los superhéroes son considerados ilegales así que deben esconderse entre la multitud para sobrevivir. Hasta que un hombre de negocios contacta con ellos y cree encontrar el modo de restaurar su popularidad.

MV5BMTc3NjMxMDI0Ml5BMl5BanBnXkFtZTgwMzkwMDk1NDM@._V1_SX1777_CR0,0,1777,807_AL_

La idea original de ‘Los increíbles’ se basa en que no hace falta salvar el mundo para ser un superhéroe. Cualquiera que se enfrente a la rutina de la vida diaria puede ser un superhéroe. Cualquiera que compagine su vida personal con su trabajo y su familia es un superhéroe. Y sí, cualquiera de nosotros puede serlo. En eso se basa la primera.

En esta segunda parte la idea central radica en la de que ser un buen padre es tarea propia de un superhéroe. Y lo descubrimos cuando la mujer asciende, digamos, laboralmente y el marido tiene que dejar aparcado su sueño de salvar el mundo durante un tiempo por encargarse de criar a los niños. Un cambio de roles que, como es lógico, encaja peor el que se queda en casa.

Técnicamente ‘Los increíbles 2’ es impecable. Los efectos visuales alcanzan un nivel que incluso supera mi imaginación. Hay una infinidad de planos complejos que están hilvanados por un montaje frenético y maravilloso. Artísticamente es espectacular.

Y me doy una licencia para incluir el corto ‘Bao’ que va antes de la peli. Visualmente es otra joya de la animación pero, sobre todo, sorprende la textura de los personajes. La escena donde dos dibujos animados, la madre y una masa de harina, se miran fijamente y ambos parecen casi idénticos pero al mismo tiempo diseñados con una textura diferente. Y es esa textura que te da la sensación de poder tocar lo que me parece extraordinario. Es como si pudieras tocar, literalmente, un dibujo animado. Por cierto, que el cortometraje es enternecedor.

Volviendo a ‘Los increíbles 2’, el guión tiene la habilidad de ser totalmente maleable como una plastilina. Va al ritmo de la aventura cuando tiene que hacerlo, tiene su momento reflexivo (como el de las leyes injustas) y se detiene en los detalles de la vida familiar o en el rápido ascenso de Elastigirl. Y cuando ya ha dicho todo lo que tenía que contar se deja llevar por un final al puro estilo de las aventuras infantiles sin prejuicios. Todo eso mientras intercala las miniaventuras del bebé de la familia. Para comérselo.

los increíbles2

Aunque puede pecar de benevolente con el personaje que reúne a los superhéroes. Algo que desentona con el espíritu de la primera. Pero eso no importa demasiado cuando hay multitud de planos épicos y guiños cinéfilos que vienen de la mano del director Brad Bird, autor también de la primera de ‘Los increíbles’, de ‘Ratatouille’ y de ‘Tomorrowland’. Junto con la maravillosa banda sonora de Michael Giacchino.

Otro detallazo de la película es que tras los primeros créditos principales aparecen inmediatamente después el listado de voces del doblaje en castellano capitaneados por el inconfundible Ramón Langa. Me parece un detalle bonito porque el doblaje es un elemento muy importante en las películas de animación. Y es un reconocimiento a su trabajo.

‘Los increíbles 2’ es una película dirigida para que todo el mundo se divierta ya sea con las aventuras imposibles o con las de la vida diaria. Todo es espectacular. Todo es muy cercano. Porque nadie dijo que la vida fuera a ser fácil, todos somos increíbles.

Los increíbles 2: 8/10

PD: La paternidad es una heroicidad.

Nebraska | El Quijote de Alexander Payne

“Hacia algún lugar de Nebraska de cuyo nombre no quiero acordarme, se dirigía…” así podría comenzar ‘Nebraska’ la película de Alexander Payne y Bob Nelson sobre un Quijote moderno que se empeña en creer que ha ganado un millón de dólares de una correspondencia por correo.

Protagonizada por un Bruce Dern que luce de un aspecto de lo más quijotesco, desaliñado, ingenuo, soñador y senil. Acompañado por su fiel escudero Will Forte, su hijo en la ficción, y la terriblemente encantadora June Squibb como la Dulcinea que se deja de cuentos para salvarse a sí misma y a su Don Quijote. Todo ello ambientado en la América profunda actual que tiene mucho más en común con la Castilla de Cervantes de lo que parece.

NEBRASKA
Don Quijote de Nebraska y su fiel escudero

La película arranca con nuestro protagonista, Don Quijote, caminando sobre el arcén de la carretera cuando le para la policía. Se dirigía hacia Nebraska. El motivo de que emprendiera tal semejante viaje era que había recibido al buzón una carta de publicidad en el que decía que era el ganador de un millón de dólares, lo que comúnmente se conoce como spam si te llega al correo electrónico del ordenador. Pero el problema está en que nuestro protagonista se lo cree firmemente y decide ir a cobrar tan sustancioso botín.

Tras sucesivas escapadas, su hijo decidió coger a Rocinante, perdón, su coche y se lo llevó a recorrer mil doscientos kilómetros para tenerle feliz unos cuantos días cumpliendo con la fantasía de su viaje pero, sobre todo, para pasar un tiempo con su padre. Un padre alcohólico, testarudo y desinteresado con todo lo que pasa a su alrededor. Un hombre tan hermético que solo podrá conocerle realmente cuando realicen una parada de fin de semana en el pueblecito dónde se crió.

Un lugar que se caracteriza por la sencillez de sus gentes y por ser un oasis de tranquilidad donde parece que el tiempo sigue detenido desde hace años. Quién más quién menos se dedica al cuidado de los rebaños o el campo, y sin demasiadas cosas a las que dedicar el tiempo de ocio. Aquel pueblo y sus gentes marcaron la vida de nuestro Don Quijote.

Nebraska’ no es una película de grandes escenas ni de frases elocuentes sino que se trata de un film de sensaciones. La sensación de volver al pueblo, de nostalgia, de cualquier tiempo pasado fue solo pasado, el paso del tiempo. La relación que tiene el protagonista con su familia, de pocas palabras, dice mucho de él. Es una película muy de pueblo, o al menos a mí me recuerda mucho al mío con esas conversaciones sobre coches, sobre aquel hombre que sale a sentarse para ver la carretera o las calles desérticas que hacía un tiempo presumían de ser las más transitadas de la comarca.

03nebraska
Sus sobrinos Humpty y Dumpty

Nuestro Quijote de Nebraska vuelve a los orígenes y son sus dos sobrinos quiénes nos dan la bienvenida a lo Humpty Dumpty al mundo que le vio crecer. Don Quijote no se volvió loco por las novelas de caballerías sino por vivir dentro del cuento de ‘Alicia en el país de las maravillas’. Un lugar donde todo el mundo tiene algo que decir y muy hábiles a la hora de darle la vuelta a la tortilla. Todos quieren algo de Alicia.

El momento más memorable de toda la aventura es la visita al cementerio narrada graciosamente por su mujer y que Bruce Dern acompaña con un silencio conmovedor. Su cara lo decía todo, o mejor lo sentía todo, sin tener que decir nada.

Nebraska’ es una película pequeña en su forma pero te tiene intrigado por la locura de Don Quijote, por el premio y por los avispados vecinos del pueblo quiénes volvieron loco a Don Quijote/Alicia. Porque a veces, los gigantes no están esculpidos en piedra en el Monumento Rushmore sino son mucho más pequeños y cercanos. Como todo gran viaje por carretera, ‘Nebraska’ tiene un final muy emotivo al estilo ‘La vida es bella’ que es mi debilidad.

Nebraska (2013): 8,5/10

PD: “No pueden decirlo si no es verdad”