El Gran Showman | El sueño de Hugh Jackman

Hugh Jackman se pone el traje de maestro de ceremonias para presentarnos a la tropa de la parada de los monstruos en un musical demasiado amable acerca de cumplir los sueños y el miedo al diferente. Por supuesto, ‘El Gran Showman’ hace honor a su título y el espectáculo de bailes, luz y sonido está garantizado.

Basada en la historia real de Phineas T. Barnum. La película deja a un lado el biopic para centrarse en el ascenso al éxito de un empresario circense (Hugh Jackman) que tuvo la idea de montar un show que mostrase al público las peculiaridades de un grupo de bichos raros rechazados por la sociedad. En el camino se van sucediendo una serie de número musicales bastante ágiles que da como resultado una película muy entretenida.

El Gran Showman’ se aleja de la imagen tenebrosa a la que se asocia a los freaks y los presenta como si fueran las estrellas de un espectáculo pop. Evita caer en el drama subrayando el tono dulce de las canciones y un buenrollismo un tanto exagerado. Se echa en falta ahondar en las miserias de los personajes y sus vidas estrafalarias. Elude entrar en el conflicto racial (tan actual hoy en día con Trump) y lo reduce todo a la mera cuestión social de los protagonistas.

gran-showman_7

El resultado es un producto comercial bastante entretenido que invita a soñar. Su gran baza son los números musicales con coreografías imposibles, piruetas de cámara y unos escenarios de ensueño para enamorar al personal. Incluso desliza unas cuantas elipsis de fantasía que son un puro regalo visual. Toda la pirotecnia artística es una delicia para los sentidos. En todo momento, ‘El Gran Showman’ deja claro que su única intención es la de hacer disfrutar de un momento mágico. Y lo consigue.

Hugh Jackman lleva la batuta del circo y da gusto ver cómo disfruta cual chiquillo con cada canción. Le acompañan Michelle Williams, Zac Efron y Zendaya manteniendo el nivel bien alto. Y Rebecca Ferguson afianzando su carrera con un breve pero intenso papel.

Contiene actuaciones memorables como la de ‘This is me’, canción nominada al Globo de Oro y automáticamente apuntada a la playlist. Por momentos, la película gusta porque recuerda fragmentos de otras obras como ‘Birdman’, ‘Juego de Tronos’ o ‘La La Land’. Por supuesto, ‘El Gran Showman’ es de esas películas para disfrutar en la pantalla gigante del cine.

El Gran Showman: 5,5/10

PD: Se reirán de todos modos…

 

PD2: En 2014 le pidieron a Hugh Jackman que presentara los Tony (los Oscar del teatro) y así abrió la gala… dando saltitos como Bobby Van en ‘Small Town Girl’ (1953). Este tío nació para el teatro.

Kingsman: El círculo de oro|Gamberros con clase

Los mejores efectos especiales del momento, el ritmo adrenalínico y un toque gamberro son las bazas con las que cuenta ‘Kingsman: El círculo de oro’. Para disfrutar con peleas imposibles, explosiones a raudales y robots de fantasía.

La película comienza con la destrucción de toda base de operaciones de los Kingsman en Londres así que Eggsy (Taron Egerton) y su hombre del pinganillo (Mark Strong) se ven pidiendo ayuda a sus primos del otro lado del charco, los Stateman de Estados Unidos. Deberán unir fuerzas para detener los malvados planes de villana muy peculiar.

En esta segunda parte el director Matthew Vaughn centra sus esfuerzos en las piruetas de cámara relegando el propio guión a un mero pretexto. No hay nada que reprocharle porque las escenas de acción bien valen su peso en oro. Pero parece que se haya desentendido de su antecesora para hacer una película totalmente distinta. Ha cambiado el tono, el ritmo y, sobre todo, la elegancia. Básicamente el alma de la primera.

landscape-1500558074-taron-egerton-kingsman-golden-circle

Para mantener el nivel de estilo bien alto parece que han llamado a los más molones del momento: Channing Tatum (‘Infiltrados en clase’), Pedro Pascal (‘Narcos’), Colin Firth (no tenía por qué estar) y Jeff Bridges. A parte de los ya consabidos Taron Egerton y Mark Strong se suman además Julianne Moore y Halle Berry. Demasiadas caras conocidas que entran y salen de la función sin dejar un verdadero calado en la trama desaprovechando unos personajes, a priori, tan atractivos.

Los efectos especiales son espectaculares y a la vanguardia del cine actual. Sin duda, lo mejor. Pero te dejará un sabor agridulce si buscas algo de peso en la historia. Se hace un poco larga debido a un guión artificial que incluso llega a coquetear con el discurso prodrogas. Se disfruta bastante pero, comparada con la primera, se sale del cine con la sensación de ver una peli intranscendente.

Kingsman: El círculo de oro (2017): 6/10

PD: Los modales hacen al hombre, por Pedro Pascal.