The Disaster Artist | ¿Genialidad o fraude?

‘The Disaster Artist’ genera unas expectativas muy altas que al final llega a decepcionar. Sales de la sala de cine pensando que quizá todo sea una broma de James Franco y sus amigos, incluso que se trate de un fraude de película. Pero en cuanto rememoras algunas de sus escenas y su significado, te cercioras de que has estado delante de una gran obra.

La sinopsis es simple. Dos amigos (James Franco y Dave Franco), inadaptados socialmente, se van a Los Ángeles para hacer realidad sus sueños de convertirse en estrellas de Hollywood. Cuando todos los rechazan deciden hacer una película por su cuenta titulada ‘The Room’. La historia es real y la película en cuestión se rodó y es considerada como una de las peores de la Historia del Cine.

‘The Disaster Artist’ es la historia de Tommy Wiseau: productor, director, guionista y protagonista de ‘The Room’. Un personaje tan histriónico en la vida real que bien se merece una película que cuente sus andanzas. Un rebelde sin causa que respira como un genio loco continuamente perseguido por la sombra del fraude. Con el paso de los minutos cualquier atisbo de duda sobre él desaparece e invita al espectador a ser cómplice de su amigo que hace las veces de escudero de este peculiar Don Quijote supuestamente amante de las novelas de Shakespeare.

The-Disaster-Artist-James-Dave-Franco-65SSIFF

La película se detiene a explorar el mundillo de las pruebas de casting para los actores. Resulta muy divertido y es lo mejor de la película. Luego pega un bajón cuando la acción se sucede en el set de rodaje para terminar con un final muy emotivo. De hecho los mejores planos se reservan para la escena final creo que para respetar la calidad cinematográfica de Tommy Wiseau en un guiño de ‘esta sería la película que rodaría Tommy Wiseau sobre Tommy Wiseau’. James Franco, protagonista y director de la cinta, respeta a su personaje y en cierta forma arregla el desaguisado de la película original.

James Franco hace de Tommy Wiseau, un hombre enigmático con pinta de villano que refuerza la idea del mago de Oz incapaz de engañar a nadie salvo a sí mismo. ‘The Disaster Artist’ es una oda al descubrimiento personal y el aceptarse a uno mismo. Para el papel del mejor amigo del protagonista ha escogido a su hermano Dave Franco que probablemente realice una de sus mejores actuaciones hasta la fecha. El resto del reparto prácticamente son cameos de medio Hollywood algunos muy reconocidos y otras no tanto.

‘The Disaster Artist’ es una comedia dramática divertida de un humor, en ocasiones, absurdo que no consigue arrancar la carcajada salvo si uno va cargado de sustancias psicotrópicas. Eso no significa que la peli sea inofensiva ya que encuentra un hueco para cargar contra los Harvey Weinstein de la industria, describe los mecanismos de Hollywood y coloca a su protagonista delante de un espejo para que, desde el respeto, se pueda reír de sí mismo. Porque en realidad la vida es una comedia.

The Disaster Artist: 7,5/10

PD: Lo bien que se lo han tenido que pasar los actores rodando ‘The Disaster Artist’

 

PD2: Durante un breve instante Tommy Wiseau estuvo a punto de cumplir su sueño al subir al escenario de los Globos de Oro y disponerse a decir unas palabras de agradecimiento… por el premio otorgado a James Franco como Mejor Actor de Comedia. Uy, por que poco Tommy 😀

Madre!|La mujer en primer plano

‘Madre!’ es una película que la amas o la odias pero que no te dejará indiferente. Yo salí entusiasmado del cine. Y no es para menos. Darren Aronofsky nos abre las puertas de su casa para invitarnos a emprender un viaje a través de la Historia de la Humanidad. Así es de gigantesca su metáfora.

La primerísima sinopsis oficial decía algo así: Un escritor y su mujer (Javier Bardem y Jennifer Lawrence) se van a vivir al campo, lejos del mundanal ruido, en busca de inspiración para su próximo libro. Sus vidas son tranquilas hasta que un misterioso hombre llama a la puerta. Desde ese momento, se desencadenará una serie de acontecimientos que harán que toda la sociedad se presente ante la puerta de su casa. Como ya os estaréis imaginando, esta última frase no tiene ningún sentido hasta que no se encienden las luces de la sala.

Pero no vayamos tan rápido. La película arranca desde la soledad de la mujer. El director nos sitúa bajo su punto de vista y ya no nos separaremos de ella. Solo sabremos lo que ella sepa, vea y sienta. Lo que resulta una perspectiva muy interesante de la historia. Caminaremos detrás de ella por toda la casa y veremos sus reacciones a cada paso. Reacciones a determinados sucesos que van ocurriendo, comentarios sin importancia, miradas lascivas, la envidia de Michelle Pfeiffer, la insistencia masculina, el constante ninguneo, humillaciones… y, sobre todo, micromachismos. Que si, como espectadores, nos colocan desde el punto de vista de ella pues ya no parecen tan ‘micro’.

madre2

En el centro de ese microcosmos está Jennifer Lawrence. Estamos ante una de sus mejores actuaciones y probablemente sea la más difícil de su carrera. La primera mitad de la película está llena de primeros planos de su rostro respondiendo a todo lo que vive dentro de la casa. La cámara tan cerca de la cara capta los diferentes matices de cada una de sus expresiones. No se dedica a poner el mismo careto de incredulidad para cualquier situación sino que siempre es diferente porque cada momento es distinto. Jennifer Lawrence está sensacional.

Javier Bardem juega a la anarquía con el espectador tanto como lo hace con su esposa en la pantalla. La figura de Bardem en la película es tan grande que siempre se advierte su presencia aunque no aparezca en el plano. El magnífico reparto se completa con Ed Harris, Michelle Pfeiffer (la echaba de menos), Domhnall Gleeson (y su hermano Brian) y Kristen Wiig que pasaba por allí.

Quién, desde luego, es de otro planeta es Darren Aronofsky. Dice que escribió el guión del tirón en menos de una semana. El guión es sólido, sin fisuras, y juega a la exageración hasta que exagera lo exagerado para transmitir una idea tan potente como el amor que siente el corazón de una madre. La historia roza la locura y el total esperpento pero el director no pierde de vista lo que verdaderamente quiere decir. La metáfora culmina cuando todo el peso de la sociedad recae sobre los hombros de la mujer.

Una película rica en matices, muy tensa, intrigante al más puro estilo del thriller psicológico. El juego del Ego y la Musa y el del proceso creativo. Terminé gratamente sorprendido. Uno nunca llega a imaginar cómo de una historia tan sencilla se pueda concluir con una metáfora tan abrumadoramente grande. Son por películas así por las que merece la pena ir al cine. Bravo Darren.

Madre!: 8/10

PD: Están llamando a la puerta.