Agatha Christie: El misterio de la guía de ferrocarriles | Cada maestrillo tiene su librillo

Cada asesino en serie muestra un estilo a la hora de escoger a las víctimas, de sorprenderlas y de ejecutarlas. Cada cual se rige por su propio código pseudoético o abc del asesino. Y ya hemos visto tantas películas y series sobre el tema que más de una vez nos hemos puesto el sombrero y la gabardina de inspector Poirot movidos por la ilusión de poder resolver el acertijo mucho antes que el poli de turno. En la nueva miniserie de ‘Agatha Christie: El misterio de la guía de ferrocarriles’ la novedad radica en que se presenta al asesino desde el primer momento. Así que, ¿cómo se resuelve un misterio que no tiene misterio? La respuesta se esconde en tu interior.

Este nuevo Hercules Poirot está interpretado por John Malkovich que le aporta de una mayor profundidad si cabe a su personaje. Actúa como una roca impenetrable de la que intuyes su pasado pero que, en realidad, sabes que no tienes ni idea. Y así arranca la miniserie presentando a un asesino bastante rarito y con cierto estilo para el crimen pues se apoya de la guía de ferrocarriles para escoger a sus víctimas. Desde la primera letrita, la A, escoge un municipio y una persona del pueblo que empiecen por la letra A. Y así. Luego, le envía una cuidadosa carta a Poirot para su propio regocijo.

Así que el asesino juega con Poirot a través de las cartas misteriosas. Además, tiene la costumbre de dejar una guía de ferrocarriles junto al cuerpo sin vida de la víctima para que así el asesino haga partícipe de su juego al departamento de policía. Asimismo, el comisario de policía juega con Poirot para ver quién desenmascara antes culpable. Al final, la acción se reduce a un juego de a ver quién es el más listo de los tres entre el asesino, el comisario y Poirot. Mientras tanto, Poirot se hace preguntas.

La miniserie se desarrolla desde la sobriedad. No hay grandes ingenios ni rompecabezas imposibles. Todas las piezas se muestran a la vista del espectador para que se relaje sabiendo que el enigma está resuelto de antemano. Solo espera ver cómo acabarán atrapando al malo. Y así se van sucediendo los tres episodios: esperando a ver cómo atrapan al malo sin que se le pase por la cabeza cómo formar parte del juego y resolverlo antes que Poirot.

Porque al final si no tomas parte de este acertijo de la guía de ferrocarriles, el espectador puede verse reflejado en el personaje de la chica al que le hacen un favor cuando le quitan el novio y luego le vuelven a hacer otro favor al pretender devolvérselo. Y al final, ella no forma parte de las decisiones de su propia vida. Y no solo ella sino también algunos otros personajes de la serie que parecen movidos por hilos invisibles por otros personajes escondidos en la sombra. Como si las riendas de sus vidas no las llevaran ellos mismos.

Por eso, Poirot no pregunta quién es el asesino sino por el autor de los crímenes. Hay muchas mentiras que se ocultan a simple vista y solo pueden ser perceptibles si nos hacemos las preguntas adecuadas. Y en eso, Poirot es el mejor. Por eso, hay que ver ‘Agatha Christie: El misterio de la guía de ferrocarriles’.

No es una serie que quiera deslumbrar con artificios sino con la aburrida naturalidad de la vida cotidiana. Y ahí, entre la espesura del aburrimiento diario se esconden las piezas para resolver el misterio de la guía de ferrocarriles. Como se suele decir, mantened los ojos bien abiertos pero sobre todo escoged bien vuestras preguntas para el magnífico desenlace del tercer episodio. Y luego está John Malkovich que es la mejor letra del abecedario.

Agatha Christie: El misterio de la guía de ferrocarriles’ : 6/10

PD: Chin Chin.

El increíble finde menguante | El tiempo se agota

Un grupo de amigos se reúne para pasar el fin de semana en una casa rural. Ya desde el principio todo pinta mal para la protagonista que olvida parte del equipaje, se le caen las cosas y se comporta como una treintañera pasota de la vida. Pero lo peor está aún por llegar. Y es que está a punto de entrar en un bucle y de repetir el fin de semana una y otra vez. Pero no eternamente porque cada vez el finde dura una hora menos.

El problema es que este desastre de persona no conoce realmente a sus amigos, se va dejando llevar sin prestar atención a las cosas más importantes de la vida y se ve condenada revivir que su amigo/novio la deje cada fin de semana. Y así, van pasando los días, o mejor, los fines de semana repetidos y sigue sin ser capaz de encauzar su vida. Y claro, el tiempo se agota. Así es el thriller de intriga de ‘El increíble finde menguante’ que no te puedes perder.

Se trata de un thriller de intriga con tintes fantásticos, por lo del elemento mágico de la repetición, que arranca como una atractiva peli de colegas que va evolucionando hacia el terreno de la angustia emocional de la prota que, aunque no sabes muy bien hacía adonde va, te acaba intrigando tanto que no puedes apartar la vista de la pantalla.

Magistral el trabajo de Jon Mikel Caballero tanto en la dirección como en el guion. Una espléndida dirección que te mantiene cautivado a la historia en todo momento y que resuelve muy bien la transición de un fin de semana al siguiente. Una película de pocos medios en la que destaca además una acertadísima puesta en escena y, sobre todo, un guion formidable. Un guion que sorprende porque toma un argumento que puede que empiece a sonar repetitivo como es el día de la marmota y sin embargo le da una vuelta consiguiendo frescura en una historia ambientada en un thriller de intriga campero.

La película mantiene siempre el interés porque no hay dos repeticiones iguales. La protagonista interviene unas veces para mejorar la situación y otras para empeorarla. Algunas veces le da por dejarse llevar o por querer controlarlo todo y otras, en cambio, le da por escuchar. Del extremo del pasotismo pasará a lo opuesto tratando siempre de encontrar el punto de equilibrio perfecto para llegar hasta la clave que originó el bucle. Y es que la chica necesita madurar.

‘El increíble finde menguante’ tiene un reparto joven y nuevo con la presentación de Iria del Río como protagonista, junto con Adam Quintero, Nadia de Santiago (‘Las chicas del cable’), Jimmy Castro y con la colaboración especial de Luis Tosar. Una película que acabará explorando otro género más amable y que, sorprendentemente, encaja a la perfección en la trama.

La película se ha presentado en el Festival de Málaga donde fue una de las grandes y gratas sorpresas del certamen. Sorprende por el desbordante talento de su director y guionista Jon Mikel Caballero que con pocos medios ha conseguido un thriller de intriga de primer nivel. ‘El increíble finde menguante’ es una peli de bucles y viajes en el tiempo que no te puedes perder.

El increíble finde menguante: 7/10

PD: Ya, pues yo no tengo tiempo.

A pesar de todo | La comedia que nos reconcilia y nos une

Blanca Suárez, Belén Cuesta, Amaia Salamanca y Macarena García son cuatro hermanas que no podrían ser más diferentes entre sí en la comedia de ‘A pesar de todo’ de estreno en Netflix. Se trata de una comedia con tintes románticos en el que las cuatro hermanas que hacen su vida cada una por su lado, se volverán a encontrar en el entierro de su madre que las unirá para siempre. Y es que su difunta madre les tiene preparada una sorpresa que les hará ver que, pese a las diferencias, será más fuerte lo que las une que lo que las separa. Y descubren todo eso en ‘A pesar de todo’.

La película se ha presentado en el Festival de Málaga en el que ha recibido el agrado del público. ‘A pesar de todo’ cuenta la historia de cuatro hermanas que se reconcilian cuando su difunta madre les anuncia en el testamento que todas ellas son hijas suyas pero de diferentes padres. A partir de ahí las cuatro hermanas se embarcan a la búsqueda de sus padres en una comedia sin complejos.

La película es una comedia de personajes donde el peso de la trama recae sobre sus ingeniosos diálogos tan divertidos. Contiene momentos rocambolescos construidos por las dispares vidas y matices de cada una de las protagonistas, lo que enriquece la trama y la hace muy divertida.

Cuatro improbables hermanas que se harán amigas en un viaje hacia el descubrimiento personal de ellas mismas. Cuatro personajes que dan vida Blanca Suárez que es la obsesionada por su trabajo, una divertidísima Belén Cuesta que hace de la esposa pija, Amaia Salamanca sorprende por su papel de lesbiana moderna, y Macarena García interpreta a la hija que sufre de carencias afectivas.

Una divertidísima comedia con un reparto de altura con Blanca Suárez, Belén Cuesta, Amaia Salamanca y Macarena García y que vienen acompañadas de grandes secundarios como Carlos Bardem, Maxi Iglesias, Tito Valverde, Marisa Paredes  y con Rossy de Palma.

Una simpática comedia sin pretensiones que acaba desembocando en una muy excesiva dulce comedia romántica en un tono idílico hollywoodiense al estilo de la reciente ‘¿No es romántico?’ también de Netflix. Lo más interesante de la peli es que cuando las chicas descubren que tienen padres distintos, algo que las diferencia todavía más, al final resulta que eso en lugar de separarlas, las une todavía más.

La película no deja de ser una comedia de colegueo y de buen rollo entre cuatro amigas que tienen una madre en común y a un padre al que buscar. Una peli para dejarse llevar por los diálogos ingeniosos y las situaciones imposibles. Ideal para pasar una tarde de primavera es la comedia romántica de ‘A pesar de todo’.

A pesar de todo: 5,50/10

PD: A quién le importa…

Triple frontera | El peso de la codicia

Un grupo de hombres entrenados militarmente se reúnen en secreto para perpetrar uno de los golpes más duros al narcotráfico. Y no es que planeen atrapar el narco más poderoso del mundo sino ‘simplemente’ robarle. Simplemente dice, como si fuera fácil. Actuarán fuera de la ley en una operación que parece casi imposible de llevar a cabo así que planean el robo perfecto al narco pero se toparán con un invitado inesperado: la codicia. Una película donde uno nunca sabe de dónde vendrán los disparos, así es ‘Triple frontera’ un thriller de acción con Ben Affleck y Oscar Isaac.

Oscar Isaac será el que ponga en marcha el plan y reúna al grupo de élite para asestar el duro golpe al narcotráfico. El objetivo es robarle al jefe de los cárteles que vive en una casa apartada junto a su familia y rodeada de seguridad porque es allí donde también esconde una inmensa cantidad de dinero. De hecho, la casa misma es como si fuera una caja fuerte a la que es prácticamente imposible entrar y salir con vida.

Sin embargo, los protagonistas son experimentados militares que, cansados de estar cumpliendo órdenes de otros, deciden actuar por su cuenta y forrarse por el camino. Para ello cuentan con un plan maestro para el atraco al narco. Lo que pasa es que cuando se actúa por cuenta propia uno nunca sabe por dónde vendrán las verdaderas dificultades. La película es como una especie de ‘Ocean’s eleven’ pero con la acción propia de la serie ‘Narcos’. Además, la trama no se detiene ahí sino que se convierte en una huida hacia adelante con tintes de thriller psicológico que la hace tremendamente interesante.

Los primeros minutos brillan por su espectacularidad y por su ambientación de puro caos en el campo de batalla. Sin embargo, la película evoluciona de la adrenalina hacia la tensión del momento del atraco hasta la triple tensión que viven los protagonistas cuando se enfrentan a la toma de decisiones difíciles. Porque de salir con vida del atraco se verán perseguidos por una triple amenaza: los narcos, los polis y ellos mismos. Bueno, ya os lo podéis imaginar, todos detrás de ellos pisándoles los talones.

Una película que juega al despiste donde lo más interesante no es la acción sino los propios personajes. La verdad es que la película tiene de todo desde acción trepidante hasta la tensión del thriller psicológico donde los protagonistas se verán envueltos en la difícil situación que plantea uno de los temas clásicos de la literatura: la codicia.

La película sorprende porque conduce al espectador por lugares de la trama que uno no espera. Te hace disfrutar de la acción y al mismo tiempo te hace pensar y sufrir por las calamidades por las que tienen que pasar los protagonistas para salir con vida. Está dirigida por J. C. Chandor (‘El año más violento’) que juega al despiste y hasta las escenas que parecen que están mal, en realidad, están muy bien.

Está protagonizada por un reparto de auténtico lujo como Oscar Isaac (‘El año más violento’), Ben Affleck (‘El contable’), Charlie Hunnam (‘Hijos de la Anarquía’), Pedro Pascal (‘Narcos’) y Garret Hedlund. Cuenta con una ambientación espléndida y muy realista.

Se trata de una nueva apuesta de Netflix por una película de acción trepidante con tintes de thriller psicológico. Una cinta sorprendente que te mantendrá en tensión constante por las vicisitudes que se encontrarán por el camino. No te pierdas ‘Triple frontera’ porque es mucho más de lo que imaginas.

Triple frontera: 6,75/10

PD: “Siempre es más difícil de lo que crees”.

Un café con spoilers: Una cuestión de género | La Ley está incompleta

Años 70. Una época en la que era raro ver a mujeres cursando estudios en las Facultades de Derecho y mucho menos ejerciendo como abogadas. Ruth Bader Ginsburg rompió las barreras y se atrevió a presentar numerosos casos donde la Ley discriminaba a las personas por cuestiones de género. Porque la verdadera cuestión de la película es que si la Ley es igual para todos por qué luego las leyes diferencian entre hombres y mujeres. Todavía hoy es una cuestión muy real, por eso hay que ir a ver ‘Una cuestión de género’.

La película repasa la vida real de Ruth Bader Ginsburg desde su entrada en Harvard como estudiante de derecho hasta su entrada en el mundo laboral. Todo ello en un mundo de hombres con su habitual palabrería de sutil menosprecio hacia las mujeres. Al no conseguir que ningún bufete la contratase, se pone como profesora de derecho en una asociación por la igualdad de género. Hasta que un caso sin importancia ni interés llega a sus manos.

El caso era el de un hombre al que le era denegada la ventaja fiscal de cuidador por la única razón de que la ley presuponía que solo las mujeres podrían dedicarse a tal ocupación y jamás un hombre se pondría a cuidar de su madre. Quizás en la época en la que se redactó esa ley tuviera cierta base pero la verdad es que tal disposición va en contra del espíritu de las leyes constitucionales que exponen que todos somos iguales ante la ley.

Resulta muy curioso cómo de un caso casi insignificante como este, que fácilmente se podría descartar con un simple ‘ese hombre no quiere pagar sus impuestos’ y pasar a otra cosa, y sin embargo Ruth quiso ir más allá y vio la oportunidad de dar el primer paso hacia la igualdad de género. Es como si la protagonista quisiera derribar el muro de cristal comenzando por retirar la piedra más pequeña.

Pero claro, los hombres que se ven amenazados por su discurso de igualdad harán lo que sea por desbaratar esa idea. Sin embargo, una sociedad se hace más fuerte cuando todos sus integrantes lo son y no solo una parte o la mitad de ellos. Y mucho menos cuando se ve rodeada de muros construidos por el miedo. Un verdadero hombre no le teme a una mujer.

Por eso la relación de Ruth con su marido es de igualdad. Juntos se complementan y juntos forman un magnífico equipo. Ahí donde no llega uno, llega el otro. Y viceversa. El primer caso que defiende Ruth le llega de las manos de su marido. Cuando Ruth defiende sus argumentos desde el corazón, cómo no hacerlo si es la primera afectada, será su marido el que aporte claridad al discurso. Y cuando su marido se vea superado por los acontecimientos, serán la chispa y el ingenio de Ruth las únicas claves para ganar el caso. Porque en el camino hacia la Igualdad solo se puede llegar si lo hacemos juntos.

Porque más allá de si la Ley se equivoca o deja de equivocarse, la película deja entrever que la Ley está incompleta. Se ve reflejado en el caso que defiende la protagonista. Porque ella no quiere restarle derechos a los hombres sino darles los mismos derechos a las mujeres tal y como estipulan las leyes constitucionales de un Estado de Derecho moderno. Es como si la Ley fuera una obra inacabada al que hay que añadir alguna frase para que su significado sea el preciso. O cambiar una palabra, como en la escena de la mecanógrafa a la que no le importa volver a reescribir el alegato de la protagonista solamente para hacerse entender mejor ante el tribunal.

Igualdad en todo incluso hasta en las cuestiones, quizás, menos agradables. Porque tanto hombres como mujeres tienen el derecho de trabajar en minas de sal o de formar parte del ejército. Y no solo eso sino de ascender a puestos de mando.

Una cuestión de género’ es una película muy interesante que quiere hacer visibles las pequeñas injusticias que se esconden en las leyes. Una película que quiere ser abierta al gran público protagonizada por una gran Felicity Jones (‘La teoría del todo’) y por Armie Hammer (‘Operación UNCLE’). Con un espléndido Justin Theroux (‘Maniac’). Acompañados por Sam Waterston y Kathy Bates.

Una película que demuestra que existen personas como Ruth Bader Ginsburg que defiende los mejores valores de la justicia y lo hacen desde el anonimato. Al final de la película uno desea conocer más de esa mujer y lo puede hacer con el documental ‘RBG’ nominado al Oscar. ‘Una cuestión de género’ es un film que no te dejará indiferente y que no te puedes perder.

Una cuestión de género: 6,75/10

PD: For the times they are a changing.

Larga vida y prosperidad | Dulce y desenfadado cine indie

A nadie le amarga un dulce y mucho menos si se trata de una de esas dulces historias de cine indie americano con sus personajes llenos de rarezas pero cargados de un buen corazón. ‘Larga vida y prosperidad’ es una pequeña y dulce historia sin pretensiones pero que deja el mismo poso que las películas propias del cine indie americano. Sí, el título en español hace referencia al mítico saludo del Señor Spock de Star Trek.

Dakota Fanning interpreta a una joven que sufre de autismo y vive siguiendo un plan estricto de rutinas. Porque si algo se escapa de su rutina se pone muy nerviosa. Pero un día oye hablar de un concurso de escritura para aficionados de Star Trek y ella decide participar. Una vez terminado el guion se ve obligada a viajar hasta Los Ángeles para presentarlo en persona.

La película es el viaje hacia lo desconocido de una chica autista que jamás ha salido de casa y que tiene la misión de presentar el guion dentro del plazo de recogida. La joven vivirá aventuras y desventuras propias del proceso de madurez en una especie de road movie que despierta mucha ternura por su sencillez.

Aunque la película se basa en la sencillez de su propuesta, arranca bastante floja con la presentación del personaje protagonista. Pero en seguida remonta en cuanto comienzan las aventuras. Lo mejor es descubrir la evolución de la joven protagonista que pasa de ser irritable por su personalidad marcada por el autismo a conmovernos de ternura por su ingenuidad.

Una comedia dramática muy dulce que sin pretender ahondar en dramas sí que se toma un tiempo para que nos empapemos del sentir de los personajes que rodean a la protagonista. Desde la terapeuta hasta la hermana mayor que se casa y tiene hijos y no puede, aunque quiera, hacerse cargo de ella. Todo en un agradable tono intimista bastante emotivo.

Está protagonizada por Dakota Fanning, Toni Collette y Alice Eve, con la aparición estelar de Patton Oswalt. Todos ellos son elementos importantes en una historia donde una chica escribe un guion sobre Star Trek y por el camino, sin querer, se transforma en la protagonista de su propia historia.

Larga vida y prosperidad’ es una película pequeña sobre una joven que se lanza a descubrir mundo, tal y como lo haría el Señor Spock abriéndose paso por el Universo desconocido. Una comedia dramática que te conquistará por el tono delicioso del cine indie americano.

Larga vida y prosperidad: 5,75/10

PD: “Lo que no entiendo es por qué le gusta tanto Star Trek”.

Un café con spoilers: ¿Podrás perdonarme algún día? | Lee Israel, ¿Te podrás perdonar algún día?

‘¿Podrás perdonarme algún día?’ es el título de la nueva película de Melissa McCarthy pero también es el título de una de las cartas falsificadas por el personaje protagonista, la escritora Lee Israel, haciéndose pasar por la literata Dorothy Parker. Siguiendo con el juego de la película a mí me gustaría fantasear con cuál sería la respuesta de la propia Dorothy Parker de conocer tal suplantación y me imagino que comenzaría con un cariñoso ‘Querida Lee Israel, ¿te podrás perdonar algún día?’. Y es que la película no va de falsificaciones sino de una persona que se cree un fraude cuando es, en realidad, una auténtica escritora. Así es, ‘¿Podrás personarme algún día?’.

Lee Israel es una biógrafa de famosos que está pasando por un bloqueo creativo en pleno momento de decadencia personal cuando no tiene ni para pagar el alquiler. Se refugia en el alcoholismo para poder evitar enfrentarse a la hoja en blanco y así van pasando los días. Hasta que descubre una vieja carta de una famosa vedet, la vende a una librería y se saca un dinero. Eso le inspira a creer que hay un mercado del que se puede aprovechar para ganarse un dinerillo extra: el de las cartas de famosos. Así que se lanza a falsificar cartas de famosos inventándose sus intimidades.

Puede que esta vez me haya extendido un poco con la sinopsis pero es que es lo menos importante de la película. Lo más interesante es cómo se describe al personaje protagonista. Una persona desaliñada, dejada, sin autoestima, áspera, difícil, mal hablada, solitaria y tremendamente desdichada. Por cómo habla se podría decir que es una mujer muy cultivada en las Artes y las Letras pero, francamente, como espectadores nos ponemos delante de una película que va de una mujer cuyo nombre no lo hemos oído mencionado en ninguna otra ocasión así que, de antemano, desconocemos su calidad literaria y hace que nos preguntemos si sus quejas tienen fundamento o simplemente forman parte de la pura pedantería habitual.

Pero lo cierto es que está  pasando por un momento de autodestrucción así que podríamos descartar la pedantería. Y por la forma de hablar se diría que es bastante ingeniosa a la hora de escoger las palabras. La película es el retrato de una mujer que no tiene el suficiente arrojo para ponerse delante de una hoja en blanco y ponerse a escribir sobre ella misma. A saber qué demonios aparecerán y le atormentarán, con cuáles se topará por el camino hacia el redescubrimiento personal pero, sobre todo, la revelación de la gran cantidad de mentiras que habrá dado por válidas y que no tienen ningún crédito.

Pero para descubrir la Verdad sobre ella misma, una Verdad que va a doler, y mucho, tiene que tener la valentía de dejar el vaso de licor y ponerse a escribir. Un auténtico acto de heroicidad porque descubrir la Verdad sobre uno mismo siempre duele, y lo que suele ser mucho más fácil es calmar a tus propios demonios con etanol en lugar de ponerte a pasar lista de tus diablillos interiores.

Y de eso va realmente ‘¿Podrás perdonarme algún día?’, de una mujer que vive en el drama de su propia existencia y que no es capaz de perdonarse a sí misma por sus errores, sus movidas y sus jodiendas. Y aunque nada de eso lo vemos en pantalla, todo eso lo podemos ir descubriendo a partir de la interpretación de Melissa McCarthy como Lee Israel, esa mujer que tiene que escuchar de sus escritos (cartas falsificadas) grandes elogios pero que van dirigidos a terceros. Esa mujer ingeniosa que hace gracia cuando habla de sus miserias pero que te parte el corazón cuando descubres que ella no pretendía hacerte reír, es que ella habla así, es que ella es así, es que ella sí es auténtica.

Melissa McCarthy realiza una deliciosa interpretación en el que equilibra la aspereza de su personalidad con la ternura. Cultivada en mil y una batallas, perdón, mil y uno sketches de ‘Saturday Night Live’, aquí ella hace reír sin pretenderlo inmersa en una historia de auténtico drama. Pasea entre el humor y el drama como si fuera fácil cuando es realmente complicado. Verdaderamente, se ha ganado la nominación al Oscar por este papel.

Su contrapunto es Richard E. Grant que interpreta a un hombre homosexual y que se hace amigo de la siempre desconfiada protagonista. Ir descubriendo su amistad es uno de los puntos más delicados y sensibles de la película. Hay chispa cuando están juntos y sus conversaciones son de lo mejor de la película.

El guion plantea la situación de las falsificaciones como punto de partida para poder hablar de la personalidad de la escritora. La película huye de las típicas historias de falsificaciones, engaños, robos y timos para centrarse en el drama de la mujer. Aunque sea la sinopsis central por ahí no va la película. Sino de una mujer que evita escribir sobre ella misma para no tener que enfrentarse a sus demonios.

Y todo eso no aparece explícitamente en pantalla. Es el espectador quién tiene que ir descubriendo a Lee Israel y la amarga ternura de su personalidad. Esta película no va de falsificaciones sino de una mujer que se cree un fraude cuando es, en realidad, una auténtica escritora.

¿Podrás perdonarme algún día? : 7/10

PD: Yo no creo en el bloqueo creativo. Te sientas, escribes y punto.

Alita: Ángel de combate | La fuerza arrolladora de la mujer guerrera

Alita es una chica menuda de origen humilde que vive en un mundo lleno de peligros y robots asesinos. De una apariencia frágil y con unos ojazos que desbordan inocencia se podría decir que pide a gritos que la protejan de los peligros de la vida. Pero descuida, la chica se vale por sí misma y, es más, será ella quién proteja a los demás de las amenazas del Mal. Pero ¿de dónde emana esa fuerza? Es algo que ni ella lo sabe. Descúbrelo en ‘Alita: Ángel de combate’.

Ambientada en un futuro distópico. Tras una gran guerra, un médico encuentra entre los desechos del vertedero la cabeza de un cyborg cuya mente humana sigue dando muestras de estar funcionando. El médico lo reanima y le da un cuerpo nuevo, así es cómo Alita vuelve a la vida. No recuerda nada de su pasado así que el médico la acoge como a una hija. Mientras él trata de protegerla como si fuera una hija adolescente, ella se lanza a encontrarse a sí misma.

La chica sale a la calle con su nuevo cuerpo a descubrir el mundo que la rodea. Y se da cuenta de que puede hacer frente a los más fuertes y peligrosos. Descubre en su cuerpo un arma de combate. Pero puede que haya algo más. Porque Alita es valiente, impulsiva y no tiene miedo. Ella es todo corazón. Y todo eso no te lo da un cuerpo robotizado. Tiene que haber algo más.

La respuesta se encuentra en su pasado. Un pasado que no recuerda y que se ve obligada a descubrirlo por sí misma. La película es más un viaje de redescubrimiento personal de una chavala adolescente que busca su lugar en el mundo. Su instinto será su mejor guía para el camino junto con un puntito de locura (llámalo locura, impulsividad o falta de madurez) que le empujará hacia adelante a pesar de los tropiezos y de las ínfimas posibilidades. Una chica echada hacia adelante y que lo demuestra con momentos memorables como la escena del callejón o la del bar.

Alita: Ángel de combate’ es una película de ciencia ficción que desborda efectos visuales a raudales. Pero antes de eso hay una historia que contar, la de la chica protagonista que anda un poco perdida. Por su naturaleza se meterá en líos, descubrirá lo que es el amor y se verá empujada a tomar decisiones complicadas. Un personaje inocente que va madurando a lo largo de la historia.

La película te cautiva por su ritmo ágil y trepidante con ese toque intrigante de descubrir la identidad de la chica. Sustentado por un guion sencillo que da pie a la acción y que desemboca en un torrente de efectos visuales verdaderamente impresionantes. Todo un derroche visual que alcanza su punto álgido durante el Motorball: una especie de juego que mezcla hockey sobre patines y baloncesto, sobre una pista de Nascar. Los efectos visuales son lo mejor de la película.

Alita: Ángel de combate’ está protagonizada por Rosa Salazar acompañada por un reparto de altura como Christoph Waltz, Jennifer Connelly y Mahershala Ali. Con Jorge Lendeborg Jr (‘Bumblebee’) y algún guiño cinéfilo inesperado. Dirige Robert Rodriguez (‘Sin City’ y la saga de ‘Spy Kids’). James Cameron se encarga de la producción con unos increíbles efectos visuales al estilo de ‘Avatar’.

Una película de ciencia ficción muy disfrutable con los mejores efectos visuales del momento ideal para verla en pantalla grande. Además, detrás de los fuegos artificiales se esconde la historia muy real de una chica, sin memoria y con una fuerza arrolladora, en busca de su propio camino. Descubre la fuerza de la mujer guerrera en ‘Alita: Ángel de combate’.

Alita: Ángel de combate : 6,75/10

PD: No sé quién soy.

PD2: Dua Lipa se viste de Alita para la canción de la banda sonora ‘Swan Song’.

Verano del 84 | Los misterios que se esconden tras las cortinas

Años 80, años de ‘Los Goonies’, de recorrer el vecindario en bicicleta, de salir en busca de aventuras. Un escenario perfecto para que un chaval de quince años eche a volar su imaginación y sus ganas de resolver misterios. Sus inseparables amigos le acompañarán en una aventura donde el mayor misterio serán ellos mismos. Una vuelta nostálgica al verano ochentero más juvenil, así es ‘Verano del 84’.

Un chaval, amante de la ufología, cree que su vecino policía es en realidad el asesino en serie que andan buscando por televisión. Como ya de antemano sabe que no le van a creer, el joven reúne a sus amigos para que juntos puedan encontrar indicios que confirmen su aventurada teoría.

Lo más interesante de la película no es el misterio del asesino sino las conversaciones de los cuatro amigos protagonistas. A través de lo que dicen iremos descubriendo lo que realmente se les pasa por la cabeza; y por sus silencios, las emociones que esconden. Porque hay cosas de las que no podemos hablar ni a los mejores amigos. Y esas se esconden tras las cortinas.

Porque detrás de las cortinas de las ventanas de las casas se puede esconder un asesino en serie pero también el divorcio de tus padres, el abandono y la soledad, la violencia doméstica o la extraña obsesión por los extraterrestres a lo Iker Jiménez. Y a su manera, cada cosa es importante.

La pandilla de chavales que aún están en esa edad de jugar al ‘polis y cacos’ por en medio del pueblo pero que todavía no han resuelto ese gran misterio de los chicos adolescentes: hablarle a las chicas. Y claro, son muchos misterios para resolverlos todos en un mismo verano.

‘Verano del 84’ es entretenida y con muchos guiños nostálgicos de los ochenta. Lo que pasa es que la tensión dramática se va desvaneciendo a lo largo del metraje y no consigue involucrar tanto al espectador como debiera. Sin embargo, debido a esa falta de pulso narrativo la película gana y sorprende (para bien) en sustos inesperados propios del género de terror. La película está bien y mejora al final, sobre todo, cuando los directores de la cinta se toman una licencia creativa para jugar a un polis y cacos más crudo y real.

La película desarrolla una historia de intriga y de aventuras adolescentes con toques del cine de terror. ‘Verano del 84’ es amena, es una vuelta a ‘Los Goonies’ y a los chavales de ‘Stranger Things’ que gustará más por conocer a los jóvenes protagonistas y sus dramas y misterios que por la intriga de descubrir al asesino.

Hay muchos misterios que rodean a un quinceañero de los ochenta con una bici y una gran imaginación. El gran misterio no es el asesino en serie que acecha al barrio, que también, sino los amigos del prota y la gente que le rodea. Le ayudarás a descubrirlos con ‘Verano del 84’.

Verano del 84: 6,50/10

PD: Por eso se inventaron las cortinas.