Años 80, años de ‘Los Goonies’, de recorrer el vecindario en bicicleta, de salir en busca de aventuras. Un escenario perfecto para que un chaval de quince años eche a volar su imaginación y sus ganas de resolver misterios. Sus inseparables amigos le acompañarán en una aventura donde el mayor misterio serán ellos mismos. Una vuelta nostálgica al verano ochentero más juvenil, así es ‘Verano del 84’.

Un chaval, amante de la ufología, cree que su vecino policía es en realidad el asesino en serie que andan buscando por televisión. Como ya de antemano sabe que no le van a creer, el joven reúne a sus amigos para que juntos puedan encontrar indicios que confirmen su aventurada teoría.

Lo más interesante de la película no es el misterio del asesino sino las conversaciones de los cuatro amigos protagonistas. A través de lo que dicen iremos descubriendo lo que realmente se les pasa por la cabeza; y por sus silencios, las emociones que esconden. Porque hay cosas de las que no podemos hablar ni a los mejores amigos. Y esas se esconden tras las cortinas.

Porque detrás de las cortinas de las ventanas de las casas se puede esconder un asesino en serie pero también el divorcio de tus padres, el abandono y la soledad, la violencia doméstica o la extraña obsesión por los extraterrestres a lo Iker Jiménez. Y a su manera, cada cosa es importante.

La pandilla de chavales que aún están en esa edad de jugar al ‘polis y cacos’ por en medio del pueblo pero que todavía no han resuelto ese gran misterio de los chicos adolescentes: hablarle a las chicas. Y claro, son muchos misterios para resolverlos todos en un mismo verano.

‘Verano del 84’ es entretenida y con muchos guiños nostálgicos de los ochenta. Lo que pasa es que la tensión dramática se va desvaneciendo a lo largo del metraje y no consigue involucrar tanto al espectador como debiera. Sin embargo, debido a esa falta de pulso narrativo la película gana y sorprende (para bien) en sustos inesperados propios del género de terror. La película está bien y mejora al final, sobre todo, cuando los directores de la cinta se toman una licencia creativa para jugar a un polis y cacos más crudo y real.

La película desarrolla una historia de intriga y de aventuras adolescentes con toques del cine de terror. ‘Verano del 84’ es amena, es una vuelta a ‘Los Goonies’ y a los chavales de ‘Stranger Things’ que gustará más por conocer a los jóvenes protagonistas y sus dramas y misterios que por la intriga de descubrir al asesino.

Hay muchos misterios que rodean a un quinceañero de los ochenta con una bici y una gran imaginación. El gran misterio no es el asesino en serie que acecha al barrio, que también, sino los amigos del prota y la gente que le rodea. Le ayudarás a descubrirlos con ‘Verano del 84’.

Verano del 84: 6,50/10

PD: Por eso se inventaron las cortinas.

Escrito por Jorge Martín

Periodista. Máster en RNE. Amante del cine, la sátira política y la Juventus de Turín. Me encanta viajar y leo todo lo que cae en mis manos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s