Nos encantan las historias de quiénes luchan por conseguir sus sueños. Te cuentan cómo alguien con cierto talento, muchas horas trabajadas, constancia, un poquito de locura y una pizca de suerte consigue alcanzar el sueño de convertirse en una estrella de la música. Pero lo que no te cuentan es lo que sucede cuando se apagan los focos, lo que hay detrás del escenario, la soledad, las horas bajas del artista, la historia del juguete roto. Bradley Cooper te lo cuenta en ‘Ha nacido una estrella’ con Lady Gaga.

Lo que más llama la atención de la sinopsis oficial de la película es que Lady Gaga interpreta a una artista emergente de la música. Qué digo emergente, aficionada. Un artista consagrado (Bradley Cooper) sale una noche a tomar algo y se la encuentra actuando en un bar de copas. Pese a su estado de embriaguez él cree haber encontrado a la próxima Lady Gaga.

Es como encontrar la aguja en el pajar. La película arranca con la emoción y el estilo vibrante de quién descubre a Lady Gaga entre la multitud sin que ella misma sepa todavía que es Lady Gaga. Un comienzo que hace soñar con imágenes icónicas, improvisadas noches de ensueño e inolvidables saltos al vacío.

Mientras la muchacha se deja llevar por el momento, su nuevo padrino en el mundo de la música le llenará la cabeza de grandes frases positivas que no harán otra cosa que afianzar su confianza en ella misma. Sin embargo, como espectador uno no sabe si detrás de todas esas frases tan profundas se esconde el noble objetivo de ligar o si esconden algo más. La película toma la vertiente de indagar en la maltratada alma del músico alcohólico.

El personaje de Lady Gaga se convierte en una estrella emergente con sus convicciones, sus dudas y sus inquietudes plasmadas en un papel. Mientras, la película muestra más atención a la estrella en decadencia que se convierte en un agujero negro y el riesgo que somete a quiénes se acerquen de arrastrarles con él hacia lo más hondo del pozo de la penumbra. Y sin embargo, puede estar tirado en la lona acariciando el KO y tener un momento de destello como su primer acorde, tan chispeante, con la guitarra en la actuación de ‘Pretty Woman’.

Una secuencia que arranca con un golpe que va directo a las costillas del personaje y que evoluciona hacia un patetismo que, al final, el golpe emocional se lo lleva el espectador. Bradley Cooper muestra las arrugas de su personaje a través del diálogo y entre las rendijas deja entrever una pequeña parte de su alma rota. Se atreve a no ser amable con su propio personaje pero sí que llega a ser justo con él.


El director Bradley Cooper decide evitar los flashbacks para construir su personaje a través de lo que dice y lo que hace sugiriendo que la opinión que tiene él mismo de su propio pasado puede no coincidir con la realidad. Por lo que la película resulta muy benévola con el personaje de Sam Elliot. Destaca la sensación que despierta algunas frases dichas por el protagonista que llegan al espectador como los lejanos ecos de un flashback, el de un niño que juega despreocupado con su trineo visto hace una eternidad en alguna de esas pelis antiguas de blanco y negro.

Se trata del debut en la dirección de Bradley Cooper y lo hace con una historia sobre el lado oscuro del éxito y los juguetes rotos. Una película sobre el mundo de la música que es para estar agradecido. Cuenta con una fotografía impecable, a veces demasiada, la construcción del relato parece un poco encorsetada y le falta cierta fluidez. Pero para ser una ópera prima resulta bastante prometedora y causa mucha curiosidad. Está protagonizada por el propio Bradley Cooper que está sensacionalmente duro y vulnerable dejando ver hasta las entrañas, y por Lady Gaga que brilla con un personaje cargado de emociones. Una interpretación que a mitad de la película te olvidas de la figura de Lady Gaga y solo queda su personaje. Acompañados por Sam Elliott (‘Deadwood’).

Estamos ante un drama romántico con carácter. El del carácter de un artista atormentado en decadencia, el retrato de un Van Gogh del Siglo XXI. Una nueva versión de ‘Ha nacido una estrella’ deslumbrante y emotiva donde se disfruta mucho de la música y se sufre con sus personajes. Una película que te acompañará durante meses.

Ha nacido una estrella: 7,50/10

PD: “Como no escarbes en tu alma…”

PD2: Shallow, de Lady Gaga y Bradley Cooper.

PD3: Maybe it’s time, Bradley Cooper

PD4: Look what I found, Lady Gaga

PD5: Always remember us this way, Lady Gaga

PD6: I’ll never love again, Lady Gaga

Escrito por Jorge Martín

Periodista. Máster en RNE. Amante del cine, la sátira política y la Juventus de Turín. Me encanta viajar y leo todo lo que cae en mis manos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s