Érase una vez un hombre que cuidaba de los perros, los acicalaba, los masajeaba y hasta los limaba las uñas. Era un hombre menudo, enclenque, muy poquita cosa y tan buenazo que bien podría pasar por hijo de Geppetto si fuera tallado en un trozo de leña. Destacaba por su sencillez en un barrio de perros. Así se presenta ‘Dogman’ de Matteo Garrone.

En contraposición de este pinocho adulto se encuentra la fuerza bruta del animal que pasea en moto aterrorizando al personal a su capricho. Va repartiendo palizas a quién osa contradecirle incluyendo máquinas tragaperras. Y ahora viene lo mejor, la historia se enclava en un escenario mugroso de pueblo costero italiano que es una auténtica maravilla.

05 dogman

Nos sumergimos en la vida apacible del municipio italiano a partir de la tienda para perros del protagonista. A través de una puesta en escena destartalada que es una maravilla. La película brilla por su autenticidad hasta para retratar las heridas supurantes internas y superficiales de los personajes. El director Matteo Garrone compone una fotografía imponente con su agrietado boulevard de escaparates que aún sobrevive el paso de siglo. Una fotografía desgarradora, sí, pero que es una delicia para los sentidos y te traslada directamente al corazón de la historia.

El protagonista lleva su tienda con honradez, se involucra en temas de la comunidad y trata de calmar a ese diablo sobre dos ruedas que es el antagonista de esta historia. Parece que es el único que lo entiende, lo sabe llevar y lo protege pero en realidad lo que hace es permitirle seguir haciendo tropelías por miedo a que le rompa la crisma porque cuando llega el momento de pararle los pies lo que consigue es el efecto contrario.

05 dogman2

Se produce un duelo como del gato y del ratón que tiene toda la pinta de que terminará en fatal desenlace para ambos. ‘Dogman’ atrapa por su puesta en escena pero también por su protagonista, interpretado por un extraordinario Marcello Fonte, que resulta muy interesante, una especie de pinocho humano que se delata cuando miente sin necesidad de que le crezca la nariz como en la escena final. Un final muy sorprendente con un plano en silencio que dice más que cualquier línea de diálogo. Un personaje tan interesante que quieres saber más de él, a mí me ha faltado un poco más de su relación con su hija.

El director Matteo Garrone (‘Gomorra’) es una prueba más de que la autenticidad de las historias radica en los personajes, la fotografía, la puesta en escena… en definitiva, el neorrealismo italiano sigue vivo. Y por eso ‘Dogman’ es un regalo para los sentidos.

Dogman: 7,50/10

PD: El protagonista, la fotografía y el escenario.

Escrito por Jorge Martín

Periodista. Máster en RNE. Amante del cine, la sátira política y la Juventus de Turín. Me encanta viajar y leo todo lo que cae en mis manos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s