La película arranca con un duelo de opuestos entre el hombre perfecto y el niñato. Borg es presentado como un hombre meticuloso, solitario, que descansa tranquilo en su apartamento lujoso en Mónaco al mismo tiempo que trata de pasar desapercibido por las calles de la ciudad mientras que McEnroe es Rock’n’Roll, puro nervio y puro espectáculo televisivo. Pero en ‘Borg McEnroe. La película’ las apariencias engañan.

Nos situamos en el torneo de Wimbledon de 1980 en plena rivalidad entre Borg y McEnroe. El sueco venía de proclamarse vencedor cuatro veces seguidas mientras que el joven americano era el talento emergente. Borg era el tenista a batir, el ideal de la perfección, del trabajo constante y de la corrección pero no siempre fue así. Al igual que McEnroe (Shia LaBeouf), detrás de esa imagen que ambos mostraban al mundo había mucho más. Porque ni uno era perfecto ni el otro un rebelde sin causa.

97829

La historia se nos presenta como el partido del siglo en el mundo del tenis pero desde la perspectiva del jugador sueco. Lucía una imagen de hombre de hielo que no mostraba emociones pero durante ese torneo vivió un tormento de dudas e inseguridades. La película sueca nos lleva a repasar la infancia y adolescencia de un chaval que tuvo que aprender a convivir con su cabeza para convertirse en el campeón que llegó a ser.

Resulta curioso ver el proceso de madurez de Borg que vivió al lado de su entrenador mientras se contrapone los famosos momentos de McEnroe en la pista cuando dirigía su enfado a los árbitros, al público y a todo el mundo en general. Era como ver a la misma persona pero en distintos momentos vitales. La película muestra la importancia de la madurez del deportista, la concentración y la de mantener la serenidad cuando se va perdiendo.

Bajo esa apariencia de Thor con raqueta de tenis está el actor desconocido Sverrir Gudnason que sorprende por ser capaz de sostener toda la película sobre sus hombros con la ayuda, por supuesto, de un Shia LaBeouf en carne viva que camina sobre la difusa línea que separa la interpretación de la realidad de sí mismo. Aunque aparece de secundario, bien se merece una película entera para John McEnroe.

MV5BMTUzMzk4NjA5N15BMl5BanBnXkFtZTgwNjMxMDIyNTM@._V1_SY1000_CR0,0,1591,1000_AL_

Borg McEnroe. La película’ se trata de un biopic sobre Borg con tintes de thriller psicológico que juega a mantener la intriga hasta el último segundo. Es una buena película, sin muchas pretensiones y bastante curiosa con un final muy emocionante queriendo transmitir esa emoción que se vive en las grandes finales de tenis en la que se pelea cada punto como en una batalla.

Una película que trata al éxito y el fracaso por lo que realmente son, dos impostores a los que el deportista debe mantener a raya para no perder la cabeza. Mucho más que una peli de deportes realmente se trata de la batalla diaria de los deportistas contra sus propios demonios.

Borg McEnroe. La película: 7/10

PD: “Punto a punto”.

Escrito por Jorge Martín

Periodista. Máster en RNE. Amante del cine, la sátira política y la Juventus de Turín. Me encanta viajar y leo todo lo que cae en mis manos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s