‘Aniquilación’ se presenta como una película de ciencia ficción pero en realidad es como uno de esos fenómenos meteorológicos que comienzan con una fina lluvia tropical que se acaban convirtiendo en un huracán de categoría cinco que arrasa con cualquier certeza que tengas en la cabeza. Es lo que los científicos de Giro de Guión denominan: el fenómeno Garland.

La premisa de ‘Aniquilación’ es sencilla. Una burbuja alienígena amenaza con engullirse nuestro planeta mientras la comunidad científica estudia la manera de detenerla. Tarea que parece imposible cuando nadie de las diferentes expediciones ha vuelto de la burbuja para contarlo. Hasta que regresa un hombre (Oscar Isaac), sin memoria, y entonces a su mujer (Natalie Portman) le entran unas ganas locas de meterse en la burbuja de cabeza.

La virtud de Alex Garland en sus películas ‘Ex Machina’ y ‘Aniquilación’ no es la de dar respuestas a los enigmas del universo sino la de formular las preguntas correctas. Luego cada uno en casa que se devana los sesos como quiera o, mejor aún, que se abran una serie de debates jamás antes imaginados pero necesarios. ‘Aniquilación’ plantea muchas de esas preguntas correctas donde aborda diferentes temas como el concepto de Belleza, la mezcla genética y la autodestrucción.

aniquilación01

La idea más grande de ‘Aniquilación’ es que presenta la posibilidad de la llegada de un ente, ni bueno ni malo, que quiere imponer su mundo y sus reglas sin tener idea de que, al mismo tiempo, está destruyendo el nuestro. Lo que nos lleva a la cuestión principal de la película: “¿para crear un mundo totalmente distinto y mejor resulta absolutamente necesario destruir el viejo?” Incluso Alex Garland quiere llegar más lejos lanzando otra pregunta “¿y si no lo está destruyendo sino que lo está transformando (mejorando)?”, que sería el punto de vista del susodicho ente.

Uno de los detalles que más llama la atención es la escena del oso estrenando sus nuevas cuerdas vocales. Alex Garland utiliza la voz, de los pocos elementos únicos e irrepetibles que poseemos cada uno de nosotros como seres humanos, como una metáfora para hacer ver que el cazador cuando caza absorbe la fuerza vital del cazado. Luego en un plano más terrenal la película utiliza la teoría de los átomos y el simbolismo del faro como elementos narrativos.

aniquilación02

Aniquilaciónnos fascina por una fotografía y un guión que te atrapa desde el principio para llevarte de la mano sin rechistar hacia el nuevo mundo y sus preguntas. Más allá de una película, ‘Aniquilación’ es toda una experiencia sensorial, sobre todo, por un final que recuerda a las performances que se exponen en los museos de Arte Contemporáneo.

Protagonizada por Natalie Portman que está acompañada de un Oscar Isaac (‘Ex Machina’) con el que no me gustaría jugar a las cartas. Y ojo con Jennifer Jason Leigh que, convertida ya en una clásica secundaria de lujo, aquí realiza un papel mucho más interesante de lo que pueda parecer a simple vista.

Aniquilación’ no es una fuente de respuestas sino de preguntas. Porque, a veces, para seguir avanzando, la mejor respuesta es otra buena pregunta.

Aniquilación: 8/10

PD: Más que una película, es una experiencia

Escrito por Jorge Martín

Periodista. Máster en RNE. Amante del cine, la sátira política y la Juventus de Turín. Me encanta viajar y leo todo lo que cae en mis manos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s